GRANADA, 29 (EUROPA PRESS)
La Dirección General de Sostenibilidad en la Red de Espacios Naturales ha recibido ya las alegaciones presentadas por Cetursa, empresa que gestiona la estación de esquí de Sierra Nevada, contra la sanción impuesta por la Consejería de Medio Ambiente por haber cometido una infracción «grave» al acondicionar y balizar un área fuera del dominio público esquiable y que pertenece al Parque Nacional.
Así lo explicó a Europa Press el delegado provincial de Medio Ambiente, Francisco Javier Aragón, que indicó que Cetursa considera que la actuación se debió a un «error», que además se subsanó «con rapidez», que la superficie afectada «no fue importante», y que no resultó dañada ni la flora ni la fauna del lugar. Así, aunque la empresa reconoce que se invadió zona protegida, alega que los hechos no deberían constituir una infracción grave, sino una leve, por lo que el importe de la multa sería inferior.
En ese sentido, la Consejería deberá tomar una decisión sobre si admitir las alegaciones presentadas o desestimarlas, una resolución que el delegado auguró que podría ser firme a mediados del mes de septiembre.
Fue entre el 21 y 22 del pasado mes de febrero cuando Cetursa procedió a «la apertura de pistas sin autorización» en los terrenos de la finca Dehesa de San Juan, propiedad del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino, situación que fue denunciada ante la Fiscalía por el Organismo Autónomo Parques Nacionales y ante la que la Dirección General de Sostenibilidad de la Red de Espacios Protegidos de la Junta inició un expediente administrativo para esclarecer los hechos.
La Fiscalía ya archivó el pasado mes de mayo las diligencias por considerar que la actuación no suponía un delito ecológico y que con ella no se perjudicó al equilibrio de los sistemas naturales de la zona. Esta postura fue compartida por la administración, que constató la inexistencia de impacto ambiental, dada la espesa capa de nieve que había en la zona, tal y como se desprende de los informes remitidos por el Parque Natural de Sierra Nevada y la Delegación Provincial de Medio Ambiente de la Junta.
Por ello, la Consejería de Medio Ambiente consideró que, aunque Cetursa cometió una infracción «muy grave» de acuerdo a la normativa vigente, las consecuencias de su actuación no lo fueron, por lo que decidió rebajar la sanción a la de una infracción «grave», con consecuencias solamente económicas.
La empresa pública que gestiona la estación alegó en su día que la incursión en el Parque Nacional se pudo deber a un posible «error de medición» a causa de la gran cantidad de nieve –de hasta dos metros de espesor– que había acumulada en la zona donde se produjo el acondicionamiento de las pistas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí