GRANADA, 27 (EUROPA PRESS)
Nieves Galindo, la nieta biológica del maestro Dióscoro Galindo, que supuestamente está enterrado en la fosa común con Federico García Lorca, presentará alegaciones contra la exhumación al considerar que se convertiría en «un circo mediático» y que no es necesario hacer más trámites, puesto que ya se sabe dónde está enterrado su abuelo.
Hasta ahora había sido su hermanastra Nieves García Catalán, acogida desde muy pequeña por la familia Galindo, la que había solicitado la apertura de la fosa a través de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica, que además representa a la familia del banderillero Francisco Galadí, que también yace, según los indicios, en la fosa de Alfacar. Joaquín Arcollas, el banderillero que se cree cuarto enterrado con Lorca, no dejó descendencia y nadie ha reclamado sus restos.
El hijo de Nieves Galindo, Raúl Guindal, dijo hoy a Europa Press que la familia del maestro de Pulianas siempre ha estado desde un principio en contra de la exhumación, por lo que, tras abrirse el plazo de presentación de alegaciones por parte de la Consejería de Cultura, se decidieron a presentar su objeción, por lo que ahora se están informando de cuáles son los trámites para hacerlo.
Según indicó Guindal, García Catalán no es una «hermanastra» de su madre, sino una allegada a la familia, por lo que los Galindo no entienden cómo ha podido representar sus intereses ante los medios de comunicación. «Esto es una cosa de Nieves García y la Asociación de la Memoria Histórica, no de la familia de Dióscoro Galindo», mantuvo Guindal, quien recordó que su madre nunca se ha pronunciado ante la prensa sobre la fosa, si bien su postura, «la conocía García Catalán y la asociación».
Por su parte, Nieves García Catalán, mantuvo que los argumentos que esgrime ahora su hermanastra «se parecen demasiado a los de la familia Lorca», si bien dijo desconocer si los herederos del poeta, que no presentarían objeciones a la exhumación en principio, se han puesto en contacto con la nieta biológica del maestro. Al respecto, Guindal aseguró que son inciertas las especulaciones acerca de esa «manipulación».
Según explicó García Catalán, su hermanastra, que es además su madrina de bautizo, según dijo, se presentó en su día en la Audiencia Nacional para pedir la exhumación del abuelo, por lo que no se explica este «sorprendente giro». Sin embargo, el hijo de la nieta biológica mantiene que su madre se personó en la causa para negarse a la apertura, y que fue hasta la Audiencia Nacional a preguntarle al abogado de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica «por qué se estaba usurpando su nombre».
La Consejería de Justicia y Administración Pública abrió el pasado 24 de agosto el plazo de alegaciones para la exhumación de las fosas localizadas entre Víznar y Alfacar, donde supuestamente yacen los restos del poeta, el maestro y los banderilleros, de manera que los interesados dispondrían de 15 días hábiles para presentar sus recursos.
La Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica recurrió a la vía administrativa después de que el Juzgado de Instrucción número 3 de Granada rechazara asumir la causa de la exhumación, al considerar que los «crímenes de lesa humanidad» deberían corresponder a la Audiencia Nacional, órgano del que rechazó su inhibición. El asunto está ahora en manos del Tribunal Supremo, que deberá dirimir sobre esa competencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí