GRANADA, 27 (EUROPA PRESS)
El juez ha decretado prisión incondicional y sin fianza para E.A.P., de 46 años, el presunto parricida de Albolote (Granada) que en el día de ayer supuestamente acabó con la vida de sus padres en un cortijo, según informaron a Europa Press fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).
La decisión judicial se produce al atribuir a esta persona, que pasó a disposición judicial en torno a las 17,30 horas después de permanecer en dependencias de la Guardia Civil desde las 14,00 horas de ayer, dos presuntos delitos de homicidio.
El funeral, por otra parte, tiene lugar en la Iglesia de la Encarnación, según informó a Europa Press la alcaldesa en funciones del municipio, Marta Nievas (PP); los familiares de los fallecidos han permanecido en el Tanatorio el Romeral a la espera de la llegada de los cuerpos del hombre y la mujer, de 70 y 69 años respectivamente, después de que se les haya practicado la autopsia en el Instituto Anatómico Forense de Granada.
El pueblo está «consternado», según indicó la alcaldesa, quien desmintió que el detenido padezca algún tipo de trastorno mental o haya protagonizado anteriormente algún episodio violento con sus padres. «Tiene una vida estructurada, está casado y tiene hijos. Iba mucho a ver a sus padres, por lo que no nos explicamos en el pueblo qué ha podido ocurrir para que se dé esta tan desagradable noticia», señaló.
El Ayuntamiento de Albolote ha decidido no decretar días de luto por estas muertes, si bien hoy algunos concejales se desplazaron al tanatorio para expresar sus condolencias a los familiares de los fallecidos.
Fue sobre las 11,40 horas de ayer cuando un particular avisó al 112 de que en el cortijo, situado en el paraje de La Joya, cerca del área de servicio El Torreón, se encontraba una persona herida de gravedad, a consecuencia probablemente de una agresión, puesto que los vecinos había oído una discusión previa.
Al llegar, los agentes de la Guardia Civil se encontraron los cuerpos sin vida de un hombre, E.A.N., de 70 años y de una mujer, A.P.N., 69. El matrimonio fue hallado dentro del cercado del cortijo, no en el interior de la edificación, y el presunto parricida –que necesitó posteriormente puntos de sutura por una herida en la cabeza– estaba sentado en un escalón «aparentemente tranquilo» y «lleno de sangre» y no ofreció resistencia cuando se procedió a su detención, según las fuentes consultadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí