Durante el pleno tomaron posesión de sus cargos los nuevos ediles del grupo municipal socialista
GRANADA, 31 (EUROPA PRESS)
El pleno del Ayuntamiento de Granada aprobó hoy, con los votos en contra de IU y la abstención del PSOE, tanto la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Granada como el plan de saneamiento financiero, que fue criticado por los grupos de la oposición, al considerar que la necesidad de ponerlo en marcha es fruto de la «mala gestión económica» del equipo de gobierno, del PP.
Tras la aprobación inicial de hoy, la revisión del PGOU será ahora estudiada por la Junta de Andalucía, que deberá analizar si se ajusta a las determinaciones del Plan de Ordenación Territorial de la Aglomeración Urbana de Granada (Potaug).
La concejal de Urbanismo, Isabel Nieto (PP), defendió durante su intervención el documento propuesto por su departamento, que prevé la construcción de unas 12.000 viviendas, respeta la protección de la Vega y otorga 12 metros cuadrados de espacios libres por habitante frente a los 10 que recoge el PGOU vigente.
Por su parte, la portavoz del grupo municipal de IU, Lola Ruiz, mostró su disconformidad con que el documento haya sido presentado en periodo vacacional a fin de «esquivar» la participación ciudadana y lamentó que, pese a que aún no se recoja la «invasión de la vega», la propuesta siga en mente del equipo de gobierno.
A su juicio el modelo de ciudad planteado en la revisión del PGOU es «desolador», puesto que supone «la destrucción del territorio, con más ladrillo y hormigón» y favorece el uso del transporte privado.
Ruiz se preguntó además el motivo que ha llevado a la Gerencia de Urbanismo a plantear la construcción de más de 12.000 viviendas cuando hay otras 15.000 vacías y una vez que «se ha demostrado» que la creación de más casas no evita la despoblación de la capital en beneficio de los pueblos del área metropolitana.
Por su parte, el edil socialista Chema Rueda consideró que este documento supone «una cura de humildad» para el equipo de gobierno, ya que «por fin» ha adaptado el planteamiento urbanístico a la legalidad, respetando las zonas protegidas en el Potaug.
Dudó no obstante de que las propuestas del plan de 2001 estén «ya agotadas», especialmente en lo relativo a las previsiones de construcción de viviendas protegidas, y advirtió de que los planes urbanísticos «no sólo deben contemplar crecimientos urbanísticos» sino otras medidas como la rehabilitación de inmuebles y mejoras en materia de movilidad.
No obstante, el edil afirmó que, en general, se trata de un documento «sobre el que se puede empezar a hablar», asegurando que el plan «se parece bastante más» a lo que su grupo planteó en 2007 que a lo que defendía el PP.
Por todo ello, el grupo decidió abstenerse en la votación en vez de rechazar el documento, a fin de propiciar el diálogo y la consecución de un plan consensuado.
PLAN DE SANEAMIENTO
El plan de saneamiento financiero presentado por el equipo de gobierno, que se llevará a cabo en el periodo 2010-2012, tan sólo ha recibido el respaldo de los ediles del PP frente al rechazo de IU y la abstención de los socialistas.
El concejal de Economía, Juan Antonio Mérida (PP), explicó que se ha hecho un estudio «prudente» en el que se prevé que la crisis se prolongue hasta 2015 y aseguró que el citado plan se basa en un modelo de austeridad por el que se reducen los gastos y se pretenden pagar las deudas sin aumentar la presión fiscal.
Los grupos de la oposición criticaron duramente al equipo de gobierno y a su gestión económica, que ha desembocado en un déficit de 41 millones de euros en las arcas municipales, pese a que «los ingresos de los ciudadanos y las transferencias han subido y el gasto de inversión por ciudadano es menor».
En este sentido, el edil de IU Francisco Puentedura achacó la actual situación económica a que «se han inflado los presupuestos» con una previsión de ingresos «irreal» y consideró que la austeridad anunciada por el equipo de gobierno se traducirá en menos servicios sociales y una reducción de los gastos destinados al mantenimiento de la ciudad.
Por su parte, Raya recordó que el plan de saneamiento no recoge la situación de las arcas municipales en 2009, por lo que no solucionará el «problema real» del Consistorio, que a su juicio se basa en el incremento del 77 por ciento del gasto corriente desde que el PP llegó al equipo de gobierno.
No obstante, su grupo se abstuvo en la votación por si ésta medida pudiera «arreglar de alguna manera el desastre económico realizado por el PP».
TOMA DE POSESIÓN
Durante el pleno también tomaron posesión de sus cargos los ediles del grupo municipal socialista Manuel del Carmen Peña, y Victoria Romero, que sustituyen a María Jesús González Campos y Virginia Martínez Rico.
Fue en la asamblea ciudadana del pasado 20 de junio, cuando la Comisión Ejecutiva Municipal del PSOE de Granada adquirió el compromiso de reestructurar su grupo municipal en la capital para «reforzar» su presencia en los barrios.
Manuel Peña, número 13 de la candidatura del PSOE en las últimas elecciones municipales, pertenece al distrito Chana, donde es una persona conocida por su vinculación al movimiento asociativo y su fuerte compromiso social. Victoria Romero –número 14 de la candidatura– pertenece al distrito Norte de Granada y ha trabajado «intensamente» para acabar con las desigualdades en esa parte de la ciudad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí