GRANADA, 13 (EUROPA PRESS)
El delegado de Cultura de la Junta en Granada, Pedro Benzal, aseguró hoy que analizará el estudio arqueológico que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) prevé presentarle este mes para excavar la fosa en la que supuestamente descansan los restos de poeta Federico García Lorca, el maestro Dióscoro Galindo y el banderillero Francisco Galadí, de modo que se emitirá un informe que luego será remitido a la Dirección General de Bienes Culturales.
En declaraciones a Europa Press, Benzal garantizó que la propuesta de la asociación seguirá el proceso habitual, pese a que la consejera de Cultura, Rosa Torres, indicara la pasada semana en Granada que la autorización para excavar esta fosa compete a la justicia y no a su departamento por tratarse de «enterramientos contemporáneos» y no de una zona arqueológica.
A este respecto, el delegado explicó que la Junta no cuenta todavía con el estudio elaborado por la ARMH en Granada y «no puede pronunciarse de algo que no conoce», de modo que hasta que esta situación cambie será la Justicia la competente en el asunto.
Por su parte, el vicepresidente de la ARMH en Granada, Rafael Gil Bracero, calificó ayer de «poco afortunadas» las declaraciones de la consejera de Cultura y mantuvo la idea de que el lugar donde se encuentran los restos son «zona arqueológica», por lo que la asociación continuará con su propuesta de presentar el estudio a Cultura antes de que finalice el mes.
«Si los restos se encuentran en el subsuelo y son investigados con métodos arqueológicos constituyen yacimientos arqueológicos», insistió Bracero, cuya asociación está elaborando un «exhaustivo» documento que incluye desde el estudio con georradares que precede a cualquier intervención en el subsuelo hasta el protocolo a seguir una vez que se localicen signos que evidencien la presencia de la citada fosa.
También están recogidos los pasos que se darán una vez que se encuentren los restos y deban ser sometidos a los pertinentes estudios antropológicos y pruebas genéticas.
El proyecto incluye además las medidas que se van a tomar para evitar que la exhumación «se convierta en un circo mediático» y recoge para ello la colaboración de la Guardia Civil, de modo que esté garantizada la vigilancia en la zona y la privacidad del equipo formado por más de diez especialistas que se encargará de la exhumación.
Bracero consideró que el proceso administrativo tiene «más posibilidades de sacar resultados positivos» que la vía penal, después de que la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía señalara que la exhumación de las fosas de la Guerra Civil puede asimilarse a la intervención en un yacimiento arqueológico.
No obstante, explicó que la intención de la asociación es seguir en paralelo con ambos procesos y no descartó llevar el asunto al Tribunal Europeo de Derecho Humanos de Estrasburgo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí