GRANADA, 8 (EUROPA PRESS)
El constructor granadino José Ávila Rojas ingresó hoy en el Centro Penitenciario de Albolote (Granada) en cumplimiento de la pena de ocho años de prisión a la que ha sido condenado por cuatro delitos consumados de defraudación a la Hacienda Pública en 2001 y 2002 en operaciones inmobiliarias desarrolladas en Marbella (Málaga).
Fuentes penitenciarias informaron a Europa Press de que Ávila Rojas llegó al centro esta mañana y se encuentra ahora en el departamento de ingresos a la espera de recibir la visita del educador, el asistente social y un médico que tras entrevistarse con él le designarán un módulo.
Su ingreso en prisión se produce después de que el Tribunal Supremo confirmara el pasado 18 de junio la sentencia de la Audiencia Provincial de Granada que, además de condenarle a ocho años de prisión, le impuso una multa de más de diez millones de euros por cuatro delitos a la Hacienda Pública, desestimando así el recurso presentado ante el alto tribunal,
El fraude se produjo en 2001 y 2002 en operaciones de compraventa de unas fincas ubicadas en Marbella en las que eludió el pago del IVA y del IRPF.
El Tribunal Supremo desechó uno a uno los siete motivos expuestos por el constructor en el recurso de casación, que interpuso alegando infracción de preceptos constitucionales, quebrantamiento deforma e infracción de Ley.
Así, desestimó la Sala el argumento esgrimido sobre que la fincas con las que se operó no estaban sometidas al pago de impuestos porque el constructor no actuó como empresario, sino a título particular. Los magistrados consideraron que el promotor no se limitó a un «mero incumplimiento de deberes tributarios», sino que pretendió ocultar una realidad tributariamente relevante «con ánimo de defraudar a la Hacienda Pública» y dejan fuera de duda que Ávila Rojas ejerce de manera pública y notoria como profesional de la actividad inmobiliaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí