GRANADA 27, (EUROPA PRESS)
El alcalde de Almuñécar (Granada), Juan Carlos Benavides, ha sido condenado a 28 meses de cárcel y a otros 28 de inhabilitación especial por un delito de coacciones cometido contra la empresa adjudicataria de la televisión municipal en 2004.
De este modo, el Juzgado de lo Penal de Motril (Granada) condena al regidor de esta localidad por autorizar el cambio de cerraduras de las instalaciones de la cadena y por cortarle el suministro de agua, luz y teléfono, según la información publicada hoy en La Opinión de Granada, recogida por Europa Press.
La sentencia condenatoria rebaja en dos meses la pena del fiscal, que solicitó dos años y medio de prisión para Benavides más la correspondiente inhabilitación. El juez considera probado que el alcalde de Almuñécar fue el responsable de las órdenes que acabaron con el cierre de la empresa Medios Informativos Costa Tropical S.L., que emitía su programación por el canal municipal.
Asimismo, en enero de 2004 se ejecutó el corte de los suministros básicos, así como el cambio de cerradura. El contrato con esta empresa finalizaba apenas unos meses después, en mayo de 2004. El Juzgado de lo Penal de Motril da la razón al empresario Vicente Fernández Guerrero, propietario de la cadena que en el momento de las coacciones empleaba a 17 personas y facturaba seis mil euros al mes, según declaró en el juicio.
El denunciante afirmó que Medios Informativos tenía autonomía para emitir y que la empresa concesionaria anterior no pagaba agua ni luz ni teléfono porque además tenía la «deferencia» con el Ayuntamiento de Almuñécar de cobrarle la mitad del coste de la publicidad.
El fiscal acusó a Juan Carlos Benavides de un delito de coacciones contra Medios Informativos Costa Tropical S.L., cometido cuando la junta de gobierno local que presidía autorizó el cambio de cerraduras de las instalaciones de la televisión y el «corte unilateral» de su suministro de agua, luz y teléfono «sin utilizar el procedimiento legal establecido».
El ministerio público argumentaba que «el corte unilateral» del suministro a la empresa se hizo gracias al acuerdo de la junta de gobierno local y en fechas próximas a los cambios de cerradura «sin amparo legal» y con la intención de «eliminar» la emisión de la programación de la televisión.
De hecho, en el juicio testificaron algunos ediles de la corporación anterior a la presidida por Benavides. El ex alcalde socialista Antonio Rebollo afirmó que días después de rescindir el servicio a Medios Informativos comenzó a emitir otra televisión municipal «afín» a Benavides por el mismo canal, una circunstancia que fue «pública y notoria».
Por otro lado, el alcalde de Almuñécar defendió en el juicio que los cambios de cerradura se hicieron por orden del edil de Relaciones Institucionales, que recibió un oficio del jefe de la Policía Local en el que le advertía de las carencias de seguridad de una caseta situada en el Rancho de Río Verde. Benavides llegó a decir que si realmente hubiera querido «silenciar» a la televisión hubiera sido «más fácil», puesto que el Ayuntamiento se reservaba los derechos de emisión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí