GRANADA, 26 (EUROPA PRESS)
El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha ratificado la absolución de un hombre, de profesión albañil, acusado de apuñalar mortalmente a otro en su domicilio de Cijuela (Granada), desestimando el recurso de apelación presentado por la acusación particular, que pedía para éste una pena de 20 años de prisión y el pago de una indemnización de 360.000 euros, y el interpuesto por el fiscal, que le solicitaba 15 años de cárcel y 180.000 euros en concepto de responsabilidad civil.
Mario G.S fue declarado no culpable el pasado 6 de febrero del asesinato de José M.G.F., que murió tras ser apuñalado en su casa, después de que hubiera discutido con el procesado en un club de alterne momentos antes, la madrugada del 2 de diciembre de 2006. El jurado popular que lo enjuició consideró probado que el primero amenazó de muerte a la víctima en el club, pero no acreditado que se desplazara hasta el lugar del crimen en Cijuela y cometiera el apuñalamiento mortal.
En su fallo, al que tuvo acceso Europa Press, la Sala de lo Civil y lo Penal del TSJA, rechaza la argumentación presentada por las partes contra el veredicto de no culpabilidad que emitió entonces el jurado. En contra de lo que han considerado los recurrentes, la Sala señala que el veredicto «es los suficientemente explícito y transparente», y, a la vista de su motivación, «es claro que –el jurado– ha creído la versión del acusado», aunque «diversos indicios parecían sustentar su participación en la causación de la muerte de la víctima», insuficientes sin embargo para los miembros del tribunal popular.
En ese sentido, a la Sala «no le surge duda alguna sobre la existencia de prueba de cargo suficiente para justificar una condena», pero, según precisa, el jurado ha valorado los elementos probatorios que se le han ofrecido en el sentido de no considerarlos suficientes para disipar sus dudas. «Tal valoración no era la única posible, pero no puede considerarse carente de un mínimo de racionalidad si se toman en consideración los elementos que aparecen en la motivación de su veredicto y que fueron debidamente plasmados en la sentencia de instancia», señalan los magistrados.
Tanto la Fiscalía como la acusación particular sostienen que el procesado, Mario G.S., acudió después de la riña mantenida en el club con su propio vehículo al domicilio de José M.G.F., que entonces tenía 36 años y estaba casado y con dos hijos.
Allí sorprendió a este último en el garaje y le asestó varias puñaladas que le provocaron la muerte. La defensa mantuvo por su parte que la pelea entre ambos se produjo, pero que Mario G.S. no fue quien asesinó a José M.G.F, como así consideró después el jurado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí