GRANADA, 25 (EUROPA PRESS)
La provincia de Granada registró en 2008 un incremento en el número de personas que solicitaron tratamiento por consumo de alcohol, adicción que aglutina el 34,4 por ciento de los nuevos casos tratados en los centros especializados, seguido del consumo de cocaína, con un 21,4 por ciento, que se mantiene respecto al año anterior.
Estos y otros datos se desprenden de la Memoria Provincial de Drogodependencias de 2008, que fue presentada hoy por la vicepresidenta primera de la Diputación de Granada, Juana María Rodríguez, y el director del Servicio Provincial de Drogodependencias, Antonio Torres Sánchez.
El pasado año se ofreció tratamiento en los distintos centros especializados de la provincia a un total de 6.742 personas, de las que 2.131 personas correspondían a nuevos casos, mil más que el año anterior, un dato que para Rodríguez responde «no tanto al aumento del consumo como a la existencia de un mayor nivel de concienciación del problema y a la necesidad del consumidor de trabajar en cualquier tipo de terapia que le permita recuperar un óptimo nivel de salud deteriorado en relación con el consumo».
En este balance anual el alcohol aparece como la sustancia que ocasiona el mayor número de admisiones a tratamiento, seguido de cocaína (21.45 por ciento), la mezcla de heroína y cocaína (20.32 por ciento), cannabis (10.37 por ciento), tabaco (7.18 por ciento) y juego patológico (1.69 por ciento).
En cuanto al perfil del paciente, el 17 por ciento de las personas que iniciaron un tratamiento en 2008 fueron mujeres y el resto hombres, mientras que la edad media fue de 37.46 años, aunque oscila dependiendo de la sustancia o adicción que presentan.
En este sentido, la memoria refleja que la edad media más baja es para los consumidores de cannabis, de 25 años, y la más alta para los de tabaco, con 48 años.
Atendiendo a la situación laboral que presentan, el 42 por ciento tiene trabajo; el 37 por ciento se encuentra en desempleo y un 8 por ciento está incapacitado o es pensionista. El resto de personas son estudiantes (5 por ciento) o se dedican a las labores del hogar (2 por ciento).
Por sustancias, son las personas con problemas con el consumo de cocaína, alcohol, tabaco y juego patológico las que mayor porcentaje de ocupación presentan, mientras que los consumidores de heroína y rebujao continúan siendo el colectivo con mayor tasa de desempleo, con un total de 50,70 por ciento.
Por otra parte, El 40 por ciento de las personas que han solicitado tratamiento conviven con su familia –propia o ajena–; el 33 por ciento lo hacen con la familia de origen, el 11 en otra situación –viviendas terapéuticas, sin hogar, situaciones de precariedad– y sólo el 13 por ciento vive solo, mientras que otro 3 por ciento comparte vivienda con amigos.
Siguen siendo las personas con problemas de heroína o rebujao las que presentan un mayor porcentaje de situaciones de convivencia en precario o tutelada. Los dependientes de tabaco y alcohol tienen en general mayores niveles de autonomía teniendo su propia familia y son los que consumen cannabis los que en mayor porcentaje conviven con su familia de origen.
Cabe destacar que son bajas las incidencias legales en las personas que inician tratamiento en la provincia, ya que sólo un 11 por ciento presentan problemas judiciales previos a su adicción.
Este dato cambia cuando se trata de incidencias legales una vez iniciado el consumo de drogas, donde ya aparecen un 42 por ciento que presentan diferentes problemas, mientras que son las personas con problemas de adicción a tabaco (100 por cien) y juego patológico (88,24 por ciento) las que menos problemas legales presentan, seguidas de las de alcohol y cocaína .

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí