Hace un año 68 empresarios españoles firmaron en Casablanca el convenio interministerial que dio luz verde a este proyecto
GRANADA, 11 (EUROPA PRESS)
Un total de 90 empresas se han incorporado hasta la fecha al parque empresarial y residencial que la sociedad Ditema, integrada en su mayoría por entidades granadinas, promueve en la región de Settat (Marruecos) y esta semana se ultimarán los trámites para que puedan entrar a formar parte del proyecto las empresas marroquíes.
El parque empresarial, con unos cuatro millones de metros cuadrados, prevé convertirse en el mayor de este país del Norte de África y combinará el uso industrial y residencial mediante la construcción de 2.700 viviendas dirigidas a los trabajadores del polígono.
Así lo informaron a Europa Press fuentes de Ditema, que ya está inmersa en la compra definitiva de los terrenos privados del parque y recolectando los datos necesarios para la redacción del proyecto definitivo y la posterior adjudicación de las obras, que se prevén comenzar entre septiembre y octubre.
La finalización completa del parque empresarial –que aspira facturar 500 millones de euros anuales– requerirá tres años de obras, ya que además de la parte empresarial y residencial se prevé construir zonas deportivas y comerciales, un centro de asistencia sanitaria y un helipuerto, entre otros elementos.
A las 68 empresas que iniciaron el proyecto se han sumado en estos meses más de 20 de distintas partes de España, especialmente de Granada, y hay más de una decena de entidades marroquíes a la espera de contar con los documentos necesarios para instalar en el parque sus negocios, con solicitudes de terrenos que alcanzan los 100.000 metros cuadrados.
Una de estas empresas está interesada en comprar la zona deportiva del recinto, una idea que ha sido bien acogida por Ditema, que sin embargo se mostró cauta y prefirió no «adelantar acontecimientos» hasta no acabar con los trámites que le han pedido las entidades del lugar para confiar en el proyecto, que se instalará en Tamadroust, en la región de Settat, a unos 50 kilómetros de Casablanca.
Ditema también espera recibir «pronto» las subvenciones del gobierno marroquí al proyecto, ya que al superar los 200 millones de euros de inversión puede acogerse a los antiguos fondos de Hasan II.
Hace ahora casi un año que un centenar de empresarios integrados en la sociedad Ditema se desplazaron hasta Casablanca para firmar con el gobierno marroquí el convenio interministerial que dio luz verde al proyecto y puso fin a varios meses de trabajo administrativo.
ZONAS COMERCIALES Y HELIPUERTO
Esta previsto que el parque cuente con un centro de asistencia sanitaria, farmacia, centro infantil, zonas comerciales, restauración y helipuerto .
La actividad industrial se dividirá en tantos sectores como las necesidades actuales requieren. Así pues, el parque contará con más de 500.000 metros cuadrados de suelo Industrial Extensivo para la implantación de empresas que requieran más de 10.000 metros cuadrados de parcela. Su ocupación en planta será tal que origine la aparición de espacios libres privados de gran consideración para dar una imagen poco densa.
Con estos mismos criterios, aunque con menor superficie, se plantea el suelo Industrial Intensivo, para el que hay destinado unos 480.000 metros cuadrados y donde se instalarán pequeñas y medianas empresas que requieran en torno a unos 2.000 metros cuadrados de parcelas.
Además habrá unos 400.000 metros cuadrados destinados a suelo terciario, donde se instalarán empresas de venta directa, como centros comerciales.
El parque implantará además una Plataforma Logística, conocida como Puerto Seco, de unos 280.000 metros cuadrados y contará con una área tecnológica de otros 270.000, donde se implantarán las empresas dedicadas a la investigación y al desarrollo industrial.
Asimismo, se destinarán 433.000 metros cuadrados a zona residencial, en la que se construirán 2.700 viviendas entre viviendas plurifamiliares, unifamiliares y aisladas con 300 metros de parcela. La idea, según explicó Carrillo es que tanto las casas como las instalaciones docentes y deportivas sean usadas tanto por los trabajadores del parque como por usuarios ajenos al mismo, a fin de crear un clima agradable y no un hacinamiento de naves como suele suceder en otros polígonos industriales.
Entre otros asuntos, el proyecto contempla también unos 180.000 metros cuadrados de suelo Industrial de Servicios disperso por todo el parque con instalaciones de restauración, hostelería, reparación del automóvil, entre otros. «Se irán resolviendo por distintos puntos para que siempre haya estos servicios cerca de todas las empresas», concluyó el arquitecto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí