BAZA (GRANADA), 4 (EUROPA PRESS)
El Ayuntamiento de Baza (Granada) reformará el entorno de la Plaza de la Cruz Verde del municipio, en la que se ubica un refugio antiaéreo utilizado durante la Guerra Civil que quedará al descubierto, utilizando una fórmula que permita la visión, pero que impida la entrada al mismo por motivos de seguridad.
Los trabajos permitirán disfrutar de un espacio público peatonal de casi 800 metros cuadrados y accesible a todos los vecinos, gracias a la eliminación de las escaleras que convertirán a la plaza en un lugar transitable para las personas con movilidad reducida y estéticamente más acorde con el entorno histórico en el que está ubicada, según informó el Consistorio bastetano en una nota.
La reordenación de este espacio sobrepasa los límites propios de la plaza de la Cruz Verde y se extiende por la calle Tenerías y plaza Carnicería, configurando una zona peatonal con uniformidad estética y funcional que, además, mantendrá el respeto con los elementos históricos y dotará a estas calles de un nuevo sistema de canalización para aguas pluviales que evite posibles inundaciones, nueva iluminación, mobiliario urbano y jardinería.
La reforma en la plaza «responde al deseo del equipo de gobierno de recuperar el casco histórico de nuestra ciudad, hacerlo transitable y atractivo tanto para los bastetanos como para los turistas que nos visitan» manifestó el alcalde de Baza, Pedro Fernández, quién además señaló que las mejoras «no sólo responden a un interés estético, que será evidente cuando finalicen los trabajos, sino también para eliminar las barreras arquitectónicas que, ahora, impiden a un buen número de personas disfrutar de la plaza como lugar de encuentro y como espacio de tránsito habitual».
El proyecto se enmarca en las intervenciones diseñadas por el Ayuntamiento de Baza dentro del Fondo Estatal de Inversión Local del Gobierno Central para el estímulo de la economía y la creación de nuevos puestos de empleo. Tiene un presupuesto de 223.478 euros y la actuación se ha adjudicado a una empresa constructora bastetana que ejecutará los trabajos en unos siete meses según las previsiones iniciales.
Uno de los elementos más representativos de la plaza y que le da nombre, la cruz de forja pintada de verde, se mantendrá como elemento central del nuevo espacio público, rodeada de nuevos árboles que se plantarán para dar sombra. En estos momentos la cruz está siendo restaurada por el hijo del artesano que la realizó.
La sustitución de los materiales existentes en la plaza por otros de naturaleza más noble, como el granito, para las solerías y el acero y la madera para el mobiliario urbano, responde a la idea de integrar y conjugar modernidad, calidad y funcionalidad en los espacios históricos, siempre desde la perspectiva del máximo respeto con el patrimonio para evitar el impacto visual.
«Los nuevos materiales que se van a utilizar en todas las actuaciones en el casco histórico complementan a la perfección los elementos de patrimonio con las tendencias más actuales, tal y como se hace en otras ciudades patrimoniales como Cartagena o Úbeda, en las que ha entendido que pasado y presente pueden conjugarse a la perfección» explicó el presidente del área de Urbanismo, Vivienda y Obras, Miguel Ángel Coca Vega, quien apuntó que el proyecto ha recibido el visto bueno de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía por estar en el área de influencia del BIC del casco histórico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí