La estatua estará hecha en bronce y rondará los 2,20 metros de altura
MADRID, 18 (EUROPA PRESS)
La estatua del escritor Washington Irving que el escultor madrileño Julio López ha diseñado para el Bosque de la Alhambra con motivo del 150 aniversario de la muerte del autor será «elemental» y pretende recoger a un Irving «viajero y peregrino» que llega a una nueva ciudad y a una nueva civilización, según explicó el propio autor de la obra a Europa Press.
López presentó al Patronato de la Alhambra tres propuestas para la escultura figurativa que se ubicará en la Puerta de las Granadas y puso sobre la mesa un presupuesto para cada una de ellas. Según indicó, las tres han sido creadas en un orden de reducción, «una es más complicada; otra, menos y otra, más elemental», aunque las tres recogen la misma idea y la más simplificada condensa y hace esquemáticos todos los aspectos de las dos anteriores.
«De común acuerdo» entre el Patronato de la Alhambra y el escultor se eligió la propuesta más simplificada, que será construida en bronce y que medirá alrededor de 2,20 metros de altura. «La posibilidad elegida es la más idónea» para el espacio, aseveró el veterano escultor.
Este «anteproyecto», como lo denomina López, pretende crear una imagen «que nace de la propia naturaleza de la Alhambra». «No se trata de representar más que a un señor que se llamaba Washington Irving, que viene de una civilización distinta a la que se encuentra y que queda seducido por ella y de donde parte su acción, escribir con el recuerdo que esa cultura le deja», resume López.
La imagen del autor de «Cuentos de la Alhambra» será similar a otra obra de López, «Un pintor para el Prado», que, ubicada en las inmediaciones del Museo del Prado en Madrid, representa a un pintor «peregrino» que parece caminar por la calle para entrar en la pinacoteca. El escultor explicó que a la comisión que le eligió como autor de la estatua, «el pintor del Prado era una imagen que les recordaba de una manera más romántica a Irving».
«Habrá una similitud porque les gustaba el pintor», señaló López, que también apuntó que, frente a representación elegida, «simple y elemental», otras propuestas ideadas incluían un relieve que respaldaba a la imagen. No obstante, la figura de Irving, acompañada de su acción que transcurre en Granada «siempre ha estado presente». «La constante ha sido la Alhambra, Granada y Washington Irving, el viajero escritor», subrayó.
FALTA FORMALIZAR EL ENCARGO
El escultor madrileño también ha puesto sobre la mesa del patronato el presupuesto de crear la estatua y de su boceto, sin embargo, prefirió no comentar los costes a la espera de que el encargo se formalice y ante los incrementos en el coste que podrían ocasionar posibles retoques o incorporaciones posteriores.
López aún está a la espera de que el patronato concrete el encargo de la escultura. A pesar de que el organismo ya anunció en el mes de enero que él había sido el elegido para inmortalizar al célebre escritor y, «tras muchos meses de trámite», la encomienda aún no se ha formalizado.
De hecho, el escultor asegura que, «en cierto modo», la espera le «trastorna», ya que, según confesó, ésta «te bloquea mentalmente». «Estás metido en una cosa que si continúa, muy bien, pero si hay un parón, no sabes qué hacer», según indicó López, que confía en que esta empresa no se demore mucho para, «si las cosas fueran bien», que la estatua esté lista «este año».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí