GRANADA, 8 (EUROPA PRESS)
La Fiscalía de Granada ha pedido la pena de 12 años de prisión para Antonio C.P., supuesto miembro de una banda organizada dedicada al tráfico de drogas, acusado de disparar mortalmente al copropietario de la planta mejillonera con la que se servía para sus operaciones.
Además, el Ministerio Público solicita para el procesado el pago de una indemnización de 120.000 euros a los herederos del fallecido, en concepto de responsabilidad civil, y también ve responsables de un delito contra la salud pública al resto de los supuestos integrantes de la banda, que se enfrentan a penas de tres años de prisión.
Se trata de Ramón O.G.; Cándido G.N.; Carmen C.O.; José R.F.P.; Víctor M.V.P., todos de distintas localidades de Pontevedra; Luis R.M. y Juan L.P., naturales de Almuñécar (Granada); y Manuel S.S., de Adra (Almería).
Según consta en el escrito de conclusiones provisionales, al que tuvo acceso Europa Press, los nueve procesados formaban una banda organizada que introducía en La Herradura (Granada) importantes cargamentos de hachís procedentes de Marruecos para su posterior tráfico, para lo que se servían de una plataforma de explotación mejillonera que se encargó de montar el primero de los acusados mencionados.
Para llevar a cabo sus operaciones de desplazaban desde la población de O Grove (Pontevedra) hasta la Herradura los procesados Antonio C.P., José R.F.P. y Víctor M.V.P. con los útiles necesarios, para unirse a ellos Luis R.M., Juan L.P. y Manuel S.S., que les esperaban en la localidad granadina, donde residían para colaborar en su cometido. Cándido G.N., Ramón O.G. y Carmen C.O. permanecían por su parte en Galicia en labor de cooperación y auxilio para que todo saliera bien.
El 20 de mayo de 1998 Antonio C.P., José R.F.P. y Víctor M.V.P. llegaron desde O Grove a La Herradura, donde les esperaban los acusados Luis R.M., Juan L.P. y Manuel S.S., ya que tenían preparado un desembarco de un importante alijo de hachís. En tales circunstancias, el primero de los inculpados se encontró concretamente en el Paseo Marítimo con Daniel B.B., con el que tenía serias desavenencias por la titularidad y uso de la mejillonera.
En el transcurso de una discusión, según el relato fiscal, Antonio le efectuó un disparo, al parecer con un revólver –aunque el arma no ha aparecido–, que le alcanzó a la víctima en el cuello, que le causó la muerte inmediata por intenso shock hemorrágico.
El presunto autor del disparo, acusado de un delito de homicidio, huyó a Galicia para ocultarse en el domicilio de otros tres procesados y, una vez allí, preparar su fuga.
El día de los hechos, el cadáver del hombre fue encontrado de madrugada en su propio vehículo, con el motor parado y la ventanilla de su lado medio bajada, según informaron entonces fuentes de la Guardia Civil.
El juez encargado del caso investigó entonces las supuestas amenazas que al parecer había recibido el empresario, que entonces tenía 39 años, estaba casado y tenía cuatro hijos.
El juicio está previsto que se celebre en la Sección Primera de la Audiencia de Granada desde el próximo 23 de marzo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí