GRANADA, 2 (EUROPA PRESS)
La Audiencia de Granada ha condenado a penas de entre cuatro y trece años de prisión a cuatro acusados de robar en varios domicilios de la provincia de Granada, para lo que uno de ellos se hacía pasar por policía
Se trata de Miguel F.M.N., de 58 años y vecino Marbella (Málaga), condenado a trece años de prisión por los delitos de robo con intimidación y detención ilegal; Alejandro G.B., de 35 años y granadino, a seis años por robo y atentado; Mihail M., de 26 años y nacionalidad rusa, condenado a ocho años por robo y detención ilegal; y Hayat B., marroquí de 24 años, que deberá cumplir cuatro años en la cárcel por robo.
En la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, el tribunal considera probado que el 13 de junio de 2006 una mujer, inicialmente acusada pero ahora absuelta, por encargo de quien entonces era su compañero sentimental –el primero de los inculpados–, alquiló un vehículo todoterreno. Días más tarde, el 21 de junio sobre las 14,15 horas, cuando A.V. regresaba a su casa, en Las Gabias (Granada), Miguel F.M.N. le dijo que era policía exhibiéndole una especie de placa y lo llevó al interior del garaje de la vivienda.
Una vez allí le golpeó en la cabeza con una pistola simulada de color negro y, como pidió ayuda, su mujer, C.R. acudió al lugar, donde fue agarrada por el cuello por tres individuos no identificados, que le exigieron que abriera la caja fuerte o, en otro caso, le cortarían un dedo a su esposo.
Así, se llegaron a apoderar de 65.000 euros y joyas valoradas en 20.000 y después arrancaron el cable del teléfono, maniataron al hombre y dejaron libre a la mujer, pero diciéndole que si avisaban a la Policía antes de diez minutos volvían y los mataban.
Resulta demás probado para la Sala que los inculpados Alejandro G.B., otro individuo, Mihail M. y Hayat B. decidieron apoderarse de lo que de valor encontraron en otro domicilio, en Benamaurel, de J.F.B. Para ello, Hayat, que conocía al propietario de la vivienda de una relación previa, se desplazó en un taxi desde Almuñécar a ese municipio, donde llegó poco antes de las 16,00 horas del 22 de julio de 2006, Una vez allí mando a J.F.B. a comprar tabaco al centro del pueblo, mientras los demás aprovechaban para robarle.
Al volver con el tabaco J.F.B. el acusado Miguel F.M.N volvió a hacerse pasar por policía y le dijo que tenían que registrar su casa. La víctima accedió, a lo que los procesados le golpearon y le metieron un melocotón en la boca, tapándosela.
Alejandro G.B. esperaba al volante de un coche, esperando a los demás, que, una vez conseguido el botín, cargaron lo conseguido en el maletero, si bien fueron sorprendidos por la Guardia Civil cuando emprendieron la huida, aunque el conductor golpeó de forma violenta el vehículo policial.
El tribunal condena además a Miguel F.M.N. al pago de 65.000 euros al matrimonio afectado, en la cantidad de 350 euros al marido y con 225 euros a la última de sus víctimas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí