GRANADA, 4 (EUROPA PRESS)
El jurado que enjuicia desde el lunes al albañil Mario G.S., al que se le imputa el asesinato de otro en su domicilio de Cijuela (Granada) el 2 de diciembre de 2006, se reunirá mañana para emitir su veredicto acerca de la culpabilidad o no culpabilidad del acusado.
En la tercera sesión del juicio, en la Sección Primera de la Audiencia de Granada, declararon, entre otros, los agentes de la Policía Judicial que hicieron la inspección ocular del garaje de la vivienda del fallecido donde se produjo el incidente y del vehículo del procesado.
Según señalaron, se hallaron muestras de sangre en el coche de Mario G.S., pequeñas gotas y otros restos de roce, algo que, según sostiene la defensa, fueron la consecuencia de la pelea que mantuvo el acusado con la víctima en un club de alterne, donde ambos estuvieron momentos antes de que José M.G.F. fuera apuñalado mortalmente en su casa.
El vehículo del procesado, cuya matrícula coincidía con los guarismos que apuntó la mujer del fallecido, que vio de espaldas al agresor huir de su casa en su coche, es de un color azul grisáceo, según declararon los agentes, y no tiene alerón trasero, elemento que la viuda dijo ayer ante el tribunal haber observado en el del hombre que se enfrentó a su marido.
Por otro lado, también declaró en calidad de testigo uno de los amigos que acompañó a Mario G.S. al club de alterne esa noche, que apuntó que al fallecido «le gustaba beber y pelearse». De hecho, según dijo «se comentaba que ese mismo día ya se había peleado con más personas».
También un amigo del fallecido indicó que, antes de dirigirse con José M.G.F. al club, ambos estuvieron en un restaurante, donde el fallecido tuvo un enfrentamiento con el camarero, que provocó que el dueño del establecimiento se negara a servirle más copas.
REPETÍA QUE «ÉL NO HABÍA SIDO, QUE NO HABÍA HECHO NADA»
El cuñado del albañil apuñalado, quien trasladó a éste herido al hospital tras ser avisado por su mujer, indicó que José M.G.F. sólo les repetía, ante las preguntas de sus familiares que qué había pasado, que «él no había sido, que no había hecho nada». El testigo dijo no conocer de nada al acusado, «ni quiero», mantuvo.
Hasta la jornada de hoy ya han declarado el acusado, que negó los hechos que se le imputan, la mujer del hombre apuñalado –que ejerce la acusación particular–, los médicos forenses que practicaron la autopsia, y los agentes encargados de la investigación, además de otros familiares y allegados de procesado y víctima. Mañana está prevista la práctica de las últimas pruebas y la exposición de conclusiones e informes de las partes.
Tanto la Fiscalía como la acusación particular sostienen que el procesado, Mario G.S., acudió después de la riña mantenida en el club con su propio vehículo al domicilio de José M.G.F., que entonces tenía 36 años y estaba casado y con dos hijos. Allí sorprendió a éste último en el garaje y le asestó varias puñaladas que le provocaron la muerte.
El Ministerio Público considera que los hechos integran un delito de asesinato, por el que pide una pena de 18 años de cárcel y 180.000 euros en concepto de responsabilidad civil para los familiares.
La acusación particular solicita –también por asesinato– una condena de 25 años de cárcel para Mario G.S. e indemnización de 360.000 euros. La defensa mantiene por su parte que la pelea entre ambos se produjo, pero que Mario G.S. no fue quien asesinó a José M.G.F.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí