GRANADA, 26 (EUROPA PRESS
Los arquitectos de «Granatum», el Gran Espacio Escénico de Granada, aludieron hoy al clima y el color de la ciudad como uno de los elementos que han inspirado su diseño y apostaron por hacer de este edificio un lugar abierto que «recoge sonidos y que también mira».
Estos y otros matices fueron expuestos hoy a la sociedad granadina por el arquitecto japonés Kengo Kuma y su colaborador español Miguel A. Alonso del Val, cuyo equipo de arquitectos ha firmado el contrato para la construcción del Gran Espacio Escénico de Granada.
En declaraciones a los periodistas, Kuma manifestó su deseo de que el edificio, cuya forma imitará al fruto del granado, encaje de manera «natural y simultanea» con la ciudad, de modo que «dialogue» con las propuestas arquitectónicas que tendrá a su alrededor –como la sede de CajaGranada o el Museo de Memoria de Andalucía– pero que a la vez se distinga de ellas.
Alonso del Val consideró fundamental que el proyecto se aleje del concepto de «caja de zapatos donde se reúne gente de forma masiva» para ser algo más próximo al «acto mágico» de oír ópera o presenciar un espectáculo en un gran centro escénico.
«Son actos que se disfrutan en la intimidad y por eso queremos romper con la idea de una gran sala masiva o de esa fórmula de –colocar– la platea contra los palcos, que de alguna manera habla de personas privilegiadas y de otras habituales».
El arquitecto español relató que con este edificio quieren que «todos sean privilegiado y se sientan que están en un palco», sumidos en la escena y contemplándola de una manera próxima al escenario.
Al acto asistió también la consejera de Cultura, Rosa Torres, que recordó que el proyecto cuenta con un presupuesto aproximado de 34 millones de euros, aunque rehusó avanzar plazos sobre su ejecución o el inicio de los trabajos.
Con este evento la Consejería de Cultura aspira a dar a conocer la filosofía del diseño ganador, con una clara inspiración en formas que provienen de la biología. Se adopta la malla hexagonal como la manera más eficiente de acumulación y de relación de espacios.
La sala es un espacio recogido y compacto, que ofrece una amplia gama de terrazas abiertas al escenario. Éstas configuran el espacio de manera igualitaria, alejando conceptualmente la propuesta, de la tipología jerarquizada de gran patio de butacas. El desnivel de acceso organiza la plaza en dos ámbitos, uno de los cuales será el espacio de exposiciones al aire libre, cubierto por ligeras pérgolas. Ligado a estas el edificio segrega un pabellón independiente, donde se ubica la administración y la venta de entradas.
Torres dio a conocer el fallo del jurado el pasado 28 de octubre, que contó prácticamente con la unanimidad de todos los miembros del jurado por entender que el Gran espacio Escénico era una oportunidad única para la provincia y que el proyecto ganador se ajustaba a las necesidades de la capital, puesto que en él se podrían exhibir producciones de danza, teatro u ópera.
Este edificio, cuya construcción se incluye dentro del Programa de Infraestructuras Culturales de la Consejería de Cultura, se edificará en una parcela de más de 6.000 metros cuadrados, cuya edificabilidad ha sido incrementada hasta los 11.000 en la Carretera de Armilla y dispondrá de una sala de al menos 1.500 localidades.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí