GRANADA, 21 (EUROPA PRESS)
El Ministerio Fiscal rebajó hoy a una falta de malos tratos el delito de lesiones que le imputaba a dos agentes de la Policía Local enjuiciados hoy en la Audiencia de Granada por la supuesta agresión a un joven, y retiró la acusación a uno de ellos.
Asimismo, aunque en sus conclusiones provisionales consideraba al Ayuntamiento de Granada responsable civil subsidiario, retiró hoy su petición en las definitivas, en las que pidió para el único policía inculpado, Jesús M.R., una multa de 180 euros.
Según el relato fiscal, el 30 de diciembre de 2006 los agentes se personaron en la Plaza de la Cruz de la capital granadina, donde había un grupo de jóvenes con sus motos, supuestamente consumiendo alcohol. Los chicos se marcharon entonces, excepto el denunciante, Daniel C.V., con quien al parecer tuvieron un enfrentamiento tras pedirle la documentación, que no llevaba.
Aunque la acusación inicial del Ministerio Público se basaba en que los agentes le podían haber roto la clavícula al joven, el fiscal señaló que, probablemente, la fractura se produjo en una caída en el forcejeo con los policías, cuya imputación en la misma no ha quedado acreditada de las pruebas practicadas.
Sí se rompió por parte de uno de ellos el principio de proporcionalidad, a juicio de la Fiscalía, ya que se agredió al denunciante –sin que conste que existan lesiones en consecuencia–, cuando éste ya estaba reducido y esposado en el vehículo policial.
La defensa pidió por su parte la libre absolución del único procesado porque, según sostuvo, la lesión más grave que sufrió Daniel se pudo producir probablemente en el tiempo que transcurrió desde que salió en libertad de las dependencias donde permaneció detenido hasta que decidió acudir a Urgencias, ya que pasaron dos horas y media entre un momento y otro.
El denunciante acudió hoy tarde a la vista, que se celebró en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, porque creyó que era el 24 y no hoy cuando tenía que comparecer como testigo. Él mantuvo que fueron los dos agentes quienes le pegaron con sus porras reglamentarias y le empujaron hasta que cayó al suelo, aunque dijo no recordar muchos detalles de lo que ocurrió.
Los agentes de la Policía Nacional que se hicieron cargo del arrestado al ser entregado por los agentes de la Local señalaron que el joven no presentaba síntomas de estar lesionado ni pidió ser atendido por ningún médico. Asimismo, el facultativo que lo atendió en Urgencias indicó que la fractura de la clavícula no se pudo producir con un golpe con una porra, sino por una caída.
El juicio ha quedado visto para sentencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí