GRANADA, 19 (EUROPA PRESS)
La concesionaria del servicio de autobuses urbanos en Granada, Rober S.A., no ve razones para la convocatoria de huelga de sus trabajadores para el 30 de enero y días consecutivos, al no haber firmado el comité de empresa el convenio colectivo.
Así lo señaló a Europa Press el gerente de la empresa, Guillermo Robles, quien incidió en que los paros han sido convocados sólo por CCOO y CSI-CSIF, cuando el propio comité lo integran, además de cinco miembros del primero y uno del segundo sindicato, otros cinco de UGT.
Robles señaló que el único compromiso que no se ha cumplido ha sido el de actualizar los salarios de 2008 con el IPC del año incrementado en el 0,7, porque el índice «se acaba de conocer y aún puede aplicarse en la nómina del mes de enero». «No hemos tenido tiempo aún de incumplir», dijo.
Asimismo, señaló que el comité de empresa está en mitad de un proceso electoral, por lo que, aunque Rober está dispuesta a sentarse a dialogar, no sabe con qué trabajadores lo podrá hacer. «Sólo hay un sindicato que secunde la huelga y es difícil llegar a acuerdos que afecten a la totalidad de los trabajadores tratando sólo con una parte de ellos», mantuvo.
El gerente mantuvo que desde el comité «no ha habido ni un solo intento» de plasmar los acuerdos adoptados en la anterior convocatoria de huelga, durante la celebración de las fiestas del Corpus en la capital, ya que no ha llegado a firmar el convenio que se modificó entonces. De igual forma indicó que «lo que hay que pensar ahora es en el convenio de 2009, porque el de 2008 ya está muerto».
Los conductores han decidido en asamblea llevar a cabo una huelga de carácter total prevista para el 30 de enero, que continuará los días 2, 4, 6, 9, 11, 13, 16, 18 y 20 de febrero, con paros parciales que se efectuarán desde las 6,00 hasta las 11,00 horas.
Según mantiene el presidente del comité de empresa, Ángel Aliaga (CCOO), la empresa se comprometió a contratar como empleados fijos a 19 conductores, algo que «medio año más tarde todavía no se ha cumplido».
La entidad también alcanzó tras la última huelga el compromiso de modificar el artículo 7 del vigente convenio colectivo, permitiendo así que cada trabajador «decidiera cómo gestionar su exceso de jornada, si realizando descansos o cobrando horas extras».
Por otro lado, los trabajadores pidieron a su vez que se aplique una sentencia emitida en 2007 por el Tribunal Supremo, relativa a la antigúedad de los empleados.
Concretamente, esta sentencia, según el sindicato CCOO, establece que el sistema de doble escala aplicado en la actualidad por la empresa Rober es «discriminatorio». Los conductores solicitan una sola escala de antigúedad, la que se venía devengando antes del 8 de junio de 1995, que resulta más beneficiosa para la totalidad de la plantilla.
El calendario de paros, acordados en asamblea el pasado jueves, cuenta con el respaldo de los sindicatos CCOO y CSI-CSIF.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí