GRANADA, 8 (EUROPA PRESS)
La Fiscalía Provincial de Granada considera que no puede descartarse «en modo alguno» la existencia de los delitos de prevaricación y tráfico de influencias en el caso que se investigaba sobre la supuesta contratación irregular de varias obras municipales en Ogíjares (Granada) cuando el ex diputado nacional del PP José Luis del Ojo era concejal de Urbanismo.
Así consta en el recurso de apelación interpuesto por el Ministerio Público contra el archivo de la causa por parte del juez instructor, el magistrado José Luis Ruiz Martínez, que se dio ayer a conocer. El fiscal, Javier García Rull, incide en que hay elementos «probatorios» que evidencian la posible comisión de esos delitos, «que persisten y han sido corroborados a lo largo de la instrucción sumarial».
El fiscal considera en su escrito, al que tuvo acceso Europa Press, que hay «numerosos indicios» que determinan la necesidad de continuar las actuaciones por el cauce procesal y proceder a la apertura de juicio oral «para que puedan dirimirse, con la articulación de la prueba necesaria y con todas las garantías, las responsabilidades que hayan podido existir». «El hecho de que las obras fueran realmente realizadas en nada evita que tengan lugar responsabilidades en los imputados que alcanzan relevancia penal», mantiene la Fiscalía.
En consecuencia, el Ministerio Fiscal solicita de la Sala que se dicte una nueva resolución revocando el auto de archivo recurrido y se dicte otra en su lugar ordenando la continuación del procedimiento con respecto a los imputados Francisco Plata Plata y José Luis Del Ojo Torres por un posible delito de prevaricación del artículo 404 del Código Penal y otro posible delito de tráfico de influencias.
El Ministerio Público recuerda en el recurso que la denuncia formulada en su día por la Fiscalía del Tribunal Supremo –que dio lugar a la tramitación del correspondiente suplicatorio de la persona aforada, el entonces diputado Del Ojo– se refería a la contratación irregular de cuatro grupos de obras municipales encargadas por el Ayuntamiento de Ogíjares que afectan a vías públicas y Casa-Ayuntamiento, Casa de la Cultura, pabellón municipal y piscina cubierta municipal.
En el primer caso, según señala el fiscal, Del Ojo, concejal de Urbanismo, teniente de alcalde y alcalde en funciones, fraccionó en algunos encargos el objeto del contrato de las obras y eludió los requisitos de contratación con la supuesta finalidad de favorecer en su adjudicación a la empresa local «García Megías». Hubo «ausencia total» de procedimiento en cuanto a la adjudicación de las obras en vías públicas y en la Casa-Ayuntamiento.
OBRAS ENCARGADAS POR DEL OJO Y PLATA
Tales obras fueron encargadas tanto por Del Ojo, «como él mismo reconoce en su declaración en el Juzgado», como por Plata, «ya que aunque él lo niegue, sí reconoce en su declaración judicial que ya en el mes de julio de 2005 se habló de la necesidad de realizar tales obras, y el propio secretario, en su declaración judicial igualmente manifiesta que habló con Del Ojo y Plata sobre la ejecución de determinadas obras en algunas calles».
Asimismo, la prevaricación existió además, según la consideración del fiscal, al fraccionar distintas obras en cantidades inferiores a 30.020″61 euros, que fue un «subterfugio» para de esta forma salvar la falta de procedimiento.
En lo que respecta a la Casa de la Cultura, apunta el fiscal que existía posiblemente un compromiso verbal con la empresa UCOP S.A –adjudicataria del concurso anterior con una corporación de distinto signo político– para la realización de las obras y que la exigua cuantía» que se licitó en el segundo concurso tenía por objeto evitar, junto a las propias condiciones del concurso, la presencia de otras empresas, como así ocurrió.
El Ministerio Público considera que de lo actuado en el procedimiento se desprende la existencia de un trato de favor a UCOP que determinaría la propuesta de adjudicación a tal empresa de las obras de construcción de la Casa de la Cultura, algo de lo que Del Ojo se exculpó en su declaración al afirmar que no estuvo presente en la Mesa de Contratación.
Por otro lado, y en lo que al pabellón municipal se refiere, el fiscal señala que el 14 de noviembre de 2005 el Pleno del Ayuntamiento de Los Ogíjares aprobó la encomienda de gestión a Emogisa por un presupuesto de 929.936 euros. El 12 de diciembre de 2005 el Consejo de Administración de Emogisa aceptó la encomienda de gestión por unanimidad, y sin embargo el 3 de abril de 2006 Del Ojo firmó el contrato por el que se adjudicaba la construcción del pabellón a la empresa local «García Megías» por un importe de 2.013.242 euros, es decir con un exceso de 1.083.906 euros respecto de la encomienda de gestión.
Se observa pues una «clara arbitrariedad» en la adjudicación de la obra a la empresa «García Megías» por una cantidad muy superior a la encomienda de gestión. La Fiscalía destaca además que hasta su dimisión como consejero delegado de Emogisa, concejal de Urbanismo y teniente de alcalde, Del Ojo tenía plenos poderes para actuar en representación de la sociedad municipal, «y en el ejercicio de ellos efectúa la contratación indicada».
PRESUPUESTO REAL Y OTRO FICTICIO
En lo referente a la petición de subvenciones a la Junta de Andalucía «parece acreditado» en el caso de la piscina, como con el pabellón municipal, que la decisión de realizar un presupuesto real y otro ficticio para obtener la subvención fue porque los técnicos de ésta así se lo pidieron, aunque haya partidas que están a cero.
Ahora bien, como en el caso del pabellón municipal, «existe un claro exceso en la cantidad que constituía la encomienda de gestión», por lo que también existió «una clara arbitrariedad en la adjudicación de las obras a la empresa local «García Megías».
La investigación se abrió a raíz de una denuncia del PSOE contra Plata y Del Ojo, que la Fiscalía consideró «instigador y responsable material de las actuaciones», y que le llevó a dimitir como concejal de Urbanismo en octubre de 2006, cuando señaló que renunciaba su acta «única y exclusivamente» por la «injusta persecución mediática» a la estaba siendo sometido, a su juicio, y que obedecía, según dijo entonces a una «estrategia en la que se han cobrado trofeos sin piezas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí