GRANADA, 26 (EUROPA PRESS)
Dos agentes de la Policía Nacional de Granada que se encontraban fuera de servicio han detenido tras cometer un atraco a J.L., un marroquí de 39 años, al que además se le atribuyen once presuntos delitos de robo con violencia e intimidación, uno de ellos incluso con apuñalamiento.
En un comunicado, la Policía informó de que el presunto atracador fue detenido en la tarde del pasado día 24, pasadas las 17,00 horas, cuando se daba a la fuga en dirección Camino de Ronda, tras atracar un comercio de la calle Obispo Hurtado de la capital con un cuchillo de grandes dimensiones en una mano y un martillo en la otra.
Tras conseguir hacerse con el contenido de la caja registradora y salir del establecimiento, fue avistado por dos funcionarios del Grupo de Atracos que no estaban de servicio y corrieron a darle el alto. Tras percatarse de la presencia policial, se inició una corta persecución de los dos agentes, que lograron dar alcance al atracador a pocos metros, procediendo a su detención, tras un violento forcejeo.
El Grupo de Atracos ya llevaba tiempo interesado en la detención de J.L., que fue identificado en un total de once robos con violencia e intimidación en las últimas dos semanas. Continúa en las dependencias policiales a la espera de pasar a disposición judicial.
MODUS OPERANDI
El ahora detenido presuntamente solía irrumpir en el comercio, en el centro de la ciudad, cuando el empleado se encontraba solo, y con un cuchillo de grandes dimensiones para intimidarle. Pedía al dependiente que le hiciese entrega del efectivo de la caja y lo intimidaba para que no llamara a la Policía.
El detenido era muy violento en sus acciones, llegando a arremeter con el cuchillo contra las víctimas. De hecho, en un comercio de la calle San Matías, al ser primera hora de la mañana y estar la caja del establecimiento vacía, llegó a apuñalar en la pierna a la propietaria, a la altura de la cadera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí