El número de rescatados, entre heridos e ilesos, descendieron en 16 respecto a 2007, cuando fueron socorridas un total de 76 personas
GRANADA, 24 (EUROPA PRESS)
El Servicio de Rescate e Intervención en Montaña (Sereim) de la Guardia Civil de Granada ha rescatado en lo que va de año a un total de 63 personas que sufrieron algún tipo de percance en la montaña, en su mayoría montañeros o senderistas experimentados que cometieron una negligencia u osadía.
De acuerdo a los datos cedidos por el Instituto Armado a Europa Press, los agentes han rescatado hasta la fecha a 28 personas ilesas y otras 24 heridas de diversa consideración, siendo los accidentes las causas menos comunes de los percances.
Los excursionistas que se aventuran a recorrer la montaña desprovistos de material o sin saber cómo usarlo son los principales casos con los que se encuentran los agentes, junto al mencionado exceso de confianza de los más experimentados.
Por su parte, un total de once personas han fallecido en lo que va de año a causa de un accidente sufrido en la montaña, tres más que en 2007.
El invierno es la estación del año más propicia para sufrir algún tipo de percance, especialmente cuando la montaña se cubre de nieve, ya que existe un alto riesgo de avalancha. El pasado 1 de diciembre tres jóvenes vivieron esta experiencia tras salirse de las pistas en la estación de esquí de Sierra Nevada y provocar ellos mismos un alud que les arroyó, si bien sólo uno resultó herido leve.
No obstante, el mayor riesgo de accidente se corre cuando se producen placas de hielo en la nieve, ya que «el no ir equipado con crampones afilados y saber cómo colocarlos puede suponer un resbalón mortal», señaló un portavoz del Instituto Armado.
Una de las zonas más peligrosas para practicar el montañismo en Sierra Nevada se localiza en la zona conocida como los Tajos de la Virgen, en las inmediaciones de la laguna de Las Yeguas, donde este han año los agentes del Sereim efectuaron siete rescates.
La cara Norte de los picos Mulhacén y Alcazaba son otras de las zonas calificadas de peligrosas por la Guardia Civil, que advierte de la importancia de consultar la climatología antes de salir al campo, ya que «no son pocos los que pierden la vida o han estado cerca de ello por desafiar a la montaña con mal tiempo».
El Sereim recomienda a los montañistas equiparse con material adecuado, a poder ser de vistosos colores para facilitar su localización, y llevar siempre encima un teléfono móvil con la batería cargada.
Avisar a familiares, amigos o a la propia Guardia Civil de lo que se pretende hacer en la montaña es otra de las medidas preventivas que deben adoptarse para estar prevenido en caso de encontrar complicaciones durante la travesía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí