GRANADA, 17 (EUROPA PRES)
El plan de restauración de la zona afectada por el incendio que afectó en 2005 a 3.425 hectáreas del Espacio Natural de Sierra Nevada, principalmente en el término municipal de Lanjarón, aunará las técnicas científicas más innovadoras con las tradicionales con el proyecto «Monte del Siglo XXI», con una inversión de 5,8 millones de euros y una duración de tres años que pretende conseguir un modelo de monte más sostenible.
El proyecto ha sido elaborado por la Consejería de Medio Ambiente con la colaboración del Departamento de Ecología Aplicada de la Universidad de Granada, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y el Centro de Investigación Agraria de la Consejería de Innovación.
Tiene como objetivo la regeneración del monte mediante la aplicación de novedosas técnicas forestales de siembra y plantación, como la regeneración bajo cubierta de matorral y bajo restos de vegetación y núcleos de dispersión en torno a la superficie afectada, con distintas prácticas de preparación del terreno y con una amplia selección de especies, explicó hoy en rueda de prensa el director del espacio Natural de Sierra Nevada, Javier Sánchez.
La definición de las estrategias de intervención se realizan poniendo como meta la obtención de un determinado diseño global del tipo de hábitat que se pretende que tenga una serie de características: Que sea abierto, con vegetación arbórea no excesivamente densa para garantizar mayores índices de biodiversidad con discontinuidades; heterogéneo, enfocando con determinación de las técnicas de restauración en función de la variedad de condiciones que va a presentar las diferentes zonas objeto de restauración.
También se pretende conseguir un hábitat diverso, empleando en las repoblaciones un amplio rango de especies autóctonas adaptadas a la estación. Con ello se espera que se potencien el uso múltiple y las externalidades propias de los ecosistemas forestales mediterráneos.
Asimismo se intentará conseguir una zona resistente a agentes erosivos, de manera que a corto-medio plazo el objetivo principal de las actuaciones de restauración de la cubierta vegetal es facilitar la defensa del suelo frente a la erosión mediante un aumento de su capacidad de retención e infiltración de agua, con lo cual disminuirán las escorrentías.
En cuanto a las especies que se utilizarán para las reforestaciones, los modelos se fundamentarán en las series de vegetación potencial que hayan sido asociadas a cada una de las áreas a restaurar. En la zona afectada por el siniestro en Sierra Nevada la vegetación potencial para cada zona varía notablemente debido a la amplitud del área quemada, pero se utilizarán, sobre todo robledal, Encinar, piornal, pinar y saucedas en las zonas cercanas a riberas de río, que han sido un total de 70 kilómetros afectados gravemente por el incendio.
Con el diseño planeado, la nueva masa a implantar se adaptará al carácter heterogéneo de la zona, creando una gran variedad que diversificará el entorno y lo hará más resistente a los avatares que se pueda producir. Se dejarán zonas despejadas con el fin de aumentar los efectos bordes, rompiendo y diversificando el paisaje y compartimentando el monte para evitar que los incendios forestales sigan con facilidad su recorrido, en caso de que se declarara otro.
También se han reservado grandes superficies para la implantación de pastizales que además de crear grandes discontinuidades, servirán para recuperar el uso tradicional de la ganadería intensiva a la par que constituirán una fuente de alimentos para la fauna silvestre y redundarán en la mejora de la biodiversidad faunística de la zona.
Otra de las novedades importantes que presenta este proyecto es el patrocinio del mismo por Aguas de Font Vella y Lanjarón, que se adhiere al proyecto «Monte del Siglo XXI» en el marco de su proyecto de responsabilidad corporativa «Compromiso con los Parques Naturales», señaló la directora general de Medio Natural, Marina Martín.
El siniestro afectó a un 32 por ciento de la superficie del Parque Nacional y a un 68 del Parque Natural y se estima que la zona tardará en recuperarse entre 30 y 50 años.
El incendio, que afectó a cinco términos municipales, especialmente a Lanjarón, Nigúelas y Dúrcal, se produjo en septiembre en 2005 y tuvo como resultado la detención de una pareja extranjera que encendieron una hoguera en el campo después de haberse extraviado con el objetivo de ser localizados, concretamente en el paraje de El Tello.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí