GRANADA, 8 (EUROPA PRESS)
La Fiscalía ha solicitado una pena de 13 años de cárcel para un hombre, identificado como Julio A.G., de 33 años, acusado de disparar con un arma sin licencia a su ex cuñada, Clara H.C., y a la madre de ésta, Antonia Josefa C.E., en Granada.
Asimismo, pide que el inculpado no pueda comunicarse ni acercarse a la primera por tiempo de 15 años y a la segunda por cinco. Se enfrenta además al pago de una indemnización de casi 265.000 euros a Clara H.C. y de otros más de 12.300 a Antonia Josefa C.E.
En su escrito de conclusiones provisionales, al que tuvo acceso Europa Press, el Ministerio Público señala que fue el 28 de julio de 2002 cuando Clara H.C., de 31 años, se encontró en la calle Tarragona de Granada con el acusado, Julio A.G., su ex cuñado.
Éste se aproximó a ella conduciendo un vehículo y, tras recriminarle que no volviera a retomar la relación con su hermano, esgrimió una pistola semiautomática de nueve milímetros, de la que no tenía licencia, y efectuó varios disparos que alcanzaron a Clara en tibia y peroné de la pierna derecha.
En esos instantes, al oír los disparos, se aproximó al lugar la madre de la víctima, Antonia Josefa C.E., de 51 años, quien a voces reprochó al inculpado su actuación acudiendo a auxiliar a su hija, momento en que Julio A.G. le disparó en el pie, dándose seguidamente a la fuga.
A consecuencia de estos hechos, Antonia Josefa C.E. sufrió herida en el pie izquierdo con fractura abierta, para cuya sanidad necesitó tratamiento quirúrgico, desbridamiento y limpieza de la herida e inmovilización con férula, por lo que permaneció 70 días incapacitada para el desempeño de sus ocupaciones habituales. Tardó en sanar 130 días, 16 de ellos con estancia hospitalaria y le quedaron como secuelas cicatrices, alteración en la marcha, cojera y perjuicio estético ligero.
Clara H.C. presentó a consecuencia de los disparos heridas por arma de fuego en miembros inferiores con fractura abierta de tibia y peroné derechos con pérdida de sustancia ósea y de tejidos blandos vecinos. Ha precisado cuatro intervenciones quirúrgicas, ha invertido en su curación 1.324 días, de los que 1.208 ha estado incapacitada para el desempeño de sus ocupaciones habituales y 116 ha permanecido ingresada en el hospital.
Como secuelas le ha quedado un acortamiento del miembro inferior derecho, reducción de la movilidad del tobillo derecho y dolor, pie quino postraumático izquierdo y varias cicatrices. Presenta además una limitación funcional de ambos miembros inferiores pero sin llegar a una anulación total de la función de los afectados.
La Fiscalía considera que los hechos relatados integran dos delitos de lesiones y otro de tenencia ilícita de armas. El juicio está previsto que se celebre el próximo 10 de diciembre en la Sección Segunda de la Audiencia de Granada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí