GRANADA, 5 (EUROPA PRESS)
Cientos de personas, entre ciudadanos, representantes institucionales y militares, asistieron hoy en Granada al homenaje organizado por el Ejército a la bandera española por el 30 aniversario de la Constitución.
El acto comenzó a las 12,00 horas en la rotonda de Avenida de la Constitución, con la llegada del teniente general jefe del Mando de Adiestramiento y Doctrina (Madoc), Manuel Ramón Bretón Romero, al que acompañaron en la presidencia el subdelegado del Gobierno en Granada, Antonio Cruz, la consejera de Gobernación de la Junta de Andalucía, Clara Aguilera, el delegado del Gobierno andaluz en Granada, Jesús Huertas, el presidente de la Diputación, Antonio Martínez Caler, y el alcalde de Granada, José Torres Hurtado.
Frente a ellos se situaban una compañía mixta compuesta por efectivos del Ejército de Tierra, una sección de la Base Aérea de Armilla, del Ejército del Aire, y otra de la Guardia Civil, a los que pasó revista a su llegada el teniente general del Madoc.
Posteriormente, se procedió a la izada de bandera, que fue trasladada por un representante de la Policía Municipal, una representante del Cuerpo de los Bomberos, una guardia civil, un policía nacional, un representante del Ejército del Aire, y otro del Ejército de Tierra.
Asimismo, llevaron hasta el mástil la bandera cinco representantes de la sociedad civil: el empresario Luis Martín Arcos, la periodista Encarna Ximénez de Cisneros, el atleta Paquillo, Jesús Fernández Fiesta «Yiyo», matador de toros, y la vicerrectora de Infraestructuras de la Universidad de Granada, Begoña Moreno.
A continuación, alumnos de los colegios Luis Rosales, la Presentación, la Sagrada Familia, Inmaculada del Triunfo, y de los institutos Padre Suárez y Ángel Ganivet leyeron diferentes artículos de la Constitución, como así hicieron también el subdelegado del Gobierno, el presidente de la Diputación, la consejera, el alcalde, y el teniente general jefe del Madoc.
El homenaje se hizo además extensivo a los que dieron su vida por España, a los que se les rindió honores con una corona de laurel, con el canto de «La muerte no es el final» por parte de las tropas. Un capellán leyó una oración y los soldados hicieron una salva de fusilería hacia el cielo, coincidiendo con el sobrevuelo de la zona de una patrulla de helicópteros del Ala 78.
Prácticamente una hora después, un desfile de las tropas participantes dio por concluido el acto, al que asistieron numerosos escolares y ciudadanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí