GRANADA, 04 (EUROPA PRESS)
Un centenar de personas, la mayoría cargos públicos de las distintas administraciones, guardaron hoy cinco minutos de silencio frente a las puertas del Ayuntamiento de Granada capital en memoria de la última víctima asesinada por la banda terrorista ETA, el empresario vasco Ignacio Uría, y en rechazo a este atentado.
A la concentración, desplegada alrededor de una pancarta que rezaba «Granada contra el terrorismo», asistió, entre otros, el subdelegado del Gobierno en Granada, Antonio Cruz, que condenó de manera «enérgica y sin paliativos» el asesinato del empresario, uno de los impulsores del AVE en el País Vasco, y destacó que ETA «no sólo se dedica a asesinar de manera indiscriminada sino que también está en contra del progreso del pueblo vasco».
Para Cruz, los terroristas están en contra de «todo lo que significa vida, progreso y libertad» y advirtió, en la línea de lo que dijo ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que «nunca van a conseguir sus objetivos porque van a tener en frente a todas las fuerzas del Estado de Derecho».
Entre los asistentes se encontraban la mayoría de los miembros de la corporación municipal, encabezada por el alcalde de Granada, José Torres Hurtado, y representantes de la Junta de Andalucía, además de numerosos ciudadanos que quisieron apoyar este acto simbólico.
También se concentraron esta mañana representantes y trabajadores de la Diputación de Granada, que guardaron cinco minutos de silencio frente a las puertas de la institución provincial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí