GRANADA, 03 (EUROPA PRESS)
La Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía ha abierto un expediente sancionador «por infracciones muy graves» y ha ordenado el cierre cautelar de la discoteca «Embrujo Copas», ubicada en Las Gabias (Granada), donde agentes de la Guardia Civil encontraron en el transcurso de una inspección rutinaria varias armas prohibidas, como porras metálicas con clavos, en poder de los porteros del establecimiento.
La Junta justificó hoy estas medidas en las «graves irregularidades» detectadas en la citada inspección y en el «grave riesgo para la seguridad de los asistentes al local», informó hoy en un comunicado la Delegación del Gobierno.
Los agentes encontraron durante la inspección tres porras extensibles, una porra metálica con clavos en la punta y dos navajas de grandes dimensiones en poder de los porteros del establecimiento. Además, el local no tenía licencia de apertura, ni los preceptivos impresos de quejas y reclamaciones, ni cartel obligatorio que prohíbe la entrada a los menores de edad, si bien el propietario se excusó diciendo que la documentación del negocio se encontraba en una gestoría.
En materia de seguridad los agentes detectaron que las puertas de emergencias estaban atrancadas con candados y tampoco existía ninguna señal luminosa que indicara dónde se encontraban. Además los extintores, que deberían estar distribuidos estratégicamente a lo largo de todo el local, estaban acumulados en la entrada, junto a las taquillas, y al lado de una estufa de butano.
La Guardia Civil finalmente detectó y denunció ante la autoridad competente 14 infracciones a la Ley de espectáculos públicos de Andalucía
Estas infracciones se encuentran tipificadas como infracciones «muy graves» por la Ley de Espectáculos Públicos de la Junta de Andalucía, al constarse que se ha producido «una situación de grave riesgo para la integridad física de las personas».
Así, la apertura de este expediente sancionador, tipificado de muy grave, puede conllevar la sanción de 30.000 a 600.000 euros y la clausura del establecimiento de dos a cinco años, según recoge la Ley de Espectáculos Públicos de a Junta.
En la inspección realizada por los agentes también se constató que el local tenía insuficiente dotación de servicio de vigilancia de empresas de seguridad, autorizadas por el Ministerio del Interior.
Desde el pasado mes de junio el Instituto Armado ha tenido que intervenir en esta discoteca tras la recepción de doce denuncias de otros tantos clientes, que decían haber sido agredidos por los porteros, y así lo acreditaban con el correspondiente parte médico de lesiones.
En el reconocimiento del local también participaron inspectores de Trabajo de la Junta de Andalucía, que comprobaron que la mayoría de los 34 trabajadores del establecimiento estaban empleados de forma irregular.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí