Maldonado exige disculpas públicas al PSOE provincial y regional por haberle «humillado a él y sus familiares».
GRANADA, 03 (EUROPA PRESS)
El Juzgado de lo Penal número 1 de Granada ha absuelto al ex alcalde de Gójar (Granada), el popular Francisco Javier Maldonado, de los delitos de prevaricación, omisión del deber de perseguir delitos y falsedad en documento público de los que era acusado por la construcción de cuatro edificaciones en suelo protegido del municipio.
En la sentencia, facilitada por el PP, el juez condena a los promotores de las viviendas, cinco miembros de una misma familia, a nueve meses de cárcel, el pago de una multa de 2.160 euros a cada uno y a derribar lo construido.
La sentencia considera hechos probados que los miembros de esta familia se adjudicaron en septiembre de 1993 y por herencia familiar una finca de 39.108 metros cuadrados de superficie que segregaron en cinco partes, a pesar de que el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Gójar no permitía segregaciones por debajo de la unidad mínima de cultivo, fijada en 20.000 metros cuadrados.
Todas las parcelas estaban encuadradas en terrenos clasificados por el PGOU de Gójar como suelo no urbanizable, con una calificación de protección especial por razones paisajísticas.
La normativa del municipio autorizaba el desarrollo de una obra menor consistente en una caseta de aperos ligada a una explotación agraria intensiva y prohibía la construcción de viviendas unifamiliares y edificaciones residenciales en esos terrenos.
Dos de los acusados solicitaron al Ayuntamiento la licencia para realizar en una de las parcelas la citada casa de aperos, que éste les concedió, si bien finalmente construyeron una vivienda unifamiliar de dos plantas con piscina. Esta situación se extendió al resto de las parcelas, donde se construyeron edificaciones igualmente ilegales de acuerdo a lo contemplado en la normativa del municipio.
La sentencia indica que fue el por entonces alcalde de Gójar quien puso en conocimiento del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil el inicio de las citadas construcciones.
En cuanto a la actuación de éste, el juez señala que el delito de prevaricación y omisión en el deber de perseguir delitos «carece de sustento fáctico», al considerar que «no controlar el desarrollo de la obra parece exceder las posibilidades de la corporación».
Añade además que la explicación de Maldonado respecto a este asunto admite «cierta justificación», pues pensó que al intervenir el Seprona la cuestión derivaría a un proceso penal y sería el Juzgado el que debería aportar las medidas oportunas, lo que «tiene sustento en el principio de preferencia de la jurisdicción penal».
El juez considera ve una falta de motivación clara de la prevaricación, puesto que no se «vislumbra» la intención de atribuir un beneficio a los dueños de la construcción ni de ocultar intereses. «Ha podido haber cierta dejadez en la Alcaldía y descoordinación con el Seprona», añade la sentencia.
Tras conocer el fallo judicial Maldonado ha exigido disculpas públicas al PSOE provincial y regional por haberle «humillado a él y sus familiares».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí