El alcalde, Miguel Castellano, y el diputado y vocal de Fomento en el Congreso destacan los «muchos beneficios de esta infraestructura para la ciudad», de las pocas con estación de Alta Velocidad
De «muy riguroso» y «nada agresivo con la ciudad» ha calificado el alcalde, Miguel Castellano, la nueva variante de la línea AVE a su paso por Loja, cuyo informe previo ya ha sido recibido en el Ayuntamiento y hoy se votará en pleno favorablemente. Castellano se mostró ante todo «muy satisfecho con el nuevo tramo, que irá prácticamente en paralelo a la autovía desde que entra por Venta del Rayo, por lo que no habrá impacto medioambiental alguno al pasar por zonas donde ya hay una infraestructura planteada como es la A-92», explicaba el primer edil. Según el primer edil, «por fortuna el trayecto previsto no tiene nada que ver con el tramo sumamente perjudicial y nocivo para Loja que planteaba el Ministerio de Fomento en el año 2000, cuando lo dirigía Álvarez Cascos, que cortaba la localidad y no respetaba ni la vega ni las nuevas urbanizaciones y, además, el buen entendimiento y el rigor del Gobierno de España desde 2004 han conseguido plantear una opción también mejor a la que seguía flanqueando la ciudad por el Norte y que no afectaba al casco urbano con el túnel del Monte Hacho, pero que, sin embargo, los informes geológicos previos demostraron ser problemática para los acuíferos sobre los que se asienta el municipio». Como garantizó el diputado y vocal de Fomento en el Congreso, Manuel Pezzi, «se trata de una alternativa mucho mejor, más favorable a los intereses de la ciudad y que, además, engarza con el innegable progreso que tiene toda la línea en los 119 kilómetros de doble vía de ancho internacional electrificada que une Antequera, Loja y Granada, que superará los 300 kilómetros por hora como en el resto de España». En este sentido, Pezzi situó entre 2009 y 2010, la licitación de los tramos que aún quedan por adjudicar y subrayó el avanzado estado de las obras en los tramos de Peña de los Enamorados-Archidona, Archidona-Arroyo de la Negra, Arroyo de la Negra-arroyo de la Viñuela y Arroyo de la Viñuela-Quejigares, «fase esta última ya en el término municipal de Loja y con un gran túnel de más de 3 kilómetros», recordó Castellano. Según apuntó el alcalde lojeño, el nuevo tramo «sólo puede tener todo el apoyo municipal, puesto que volverá a convertirse, como ya lo es la a-92 en una oportunidad más de desarrollo y en un balcón para dar a conocer nuestra ciudad», que se podrá ver en toda su amplitud a bordo del AVE. Hay que tener en cuenta que este es el tramo de mayor repercusión para el municipio, el correspondiente a la Estación de Loja, que, «con seguridad -afirmaron rotundos- se situará en la zona del casco urbano más adecuada -la paralela a la autovía- ,con un recorrido con muy poco impacto para el entorno y situado en las faldas de la Sierra». Respecto a la estación, el alcalde adelantó que su ubicación prevista está en las inmediaciones de la Casa del Guarda Forestal y, por tanto, a un paso de otro espacio clave para el transporte, como la nueva Estación de Autobuses, «lo que permitirá la intermodalidad y sobre todo la mejor accesibilidad de los usuarios», dijo. En cuanto a la vía, Pezzi aseguró que se levantará en casi todo el tramo sobre viaductos de más o menos altura. Por último, Castellano destacó las indudables repercusiones económica y laboral que tiene el AVE ya desde su ejecución «como generador de riqueza y empleo» y subrayó la receptividad política del Gobierno de España y eficacia técnica de Adif en torno a un proyecto que, en lo que afecta a Loja, no ha hecho sino mejorar con creces desde el proyecto inicial, «incluso muy por encima de las enmiendas en su día planteadas por el Ayuntamiento de Loja ante el entonces Ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos», apuntó el primer edil.
Información facilitada por el Gabinete de Prensa del Ayuntamiento de Loja

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí