GRANADA, 26 (EUROPA PRESS)
La delegada para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta en Granada, Magdalena Sánchez, consideró hoy que los dos últimos casos de violencia de género registrados en Granada, uno en la capital y otro en el municipio costero de Almuñécar, «son una muestra más de que aún queda mucho por hacer» para erradicar esta lacra social.
Las declaraciones de Sánchez se producen después de que ayer por la noche se detuviera a un hombre de 53 años acusado de apuñalar en el tórax a la que había sido su pareja hasta hace una semana, una mujer de 42, que permanece ingresada en el Hospital General del Virgen de las Nieves. También ha sido arrestado en Almuñécar un joven de 24 años por supuestamente herir con un arma blanca a su compañera en una mano.
La delegada destacó a los periodistas la necesidad de reforzar las actuaciones que se desarrollan desde las administraciones, asociaciones y demás colectivos sociales, si bien abogó por «la complicidad y responsabilidad de todos y cada uno» de los miembros de la sociedad para detectar a los agresores y acabar con la violencia.
Aseguró que desde la Junta «son conscientes de que sigue habiendo demasiados casos», a pesar de las leyes puestas en marcha para alcanzar la igualdad efectiva entre hombres y mujeres y erradicar la violencia de género.
Apostó por seguir revisando las leyes y mejorando los recursos, si bien instó a los ciudadanos a «no acostumbrarse a escuchar este tipo de casos», en los que dijo «no importa cómo ocurre», lo que a su juicio puede tender a la «morbosidad», sino «por qué ocurre».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí