En la empresa trabajan más de 400 personas y tiene una capacidad productiva de 230.000 toneladas anuales
MOTRIL (GRANADA), 23 (EUROPA PRESS)
El Sindicato Independiente de Motril del Papel (Simpa) mostró hoy su apoya a los trabajadores de Torraspapel afectados por los cierres y los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) ya que «no se puede permitir que empresas con beneficios cierren». El sindicato, que tiene un portavoz y un delegado en el comité de empresa de la fábrica de Torraspapel de la localidad, destacó en un comunicado se ponen «a disposición» de los compañeros de Torraspapel de Amerebieta (Vizcaya), Algeciras (Cádiz) y Sarria (Girona), que están sufriendo debido al intento de cierre de las plantas en las dos primeras y un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en la factoría catalana y en la administración central. Del mismo modo, el Simpa consideró que es «una vergúenza que los dirigentes de Torraspapel se apoyen en la crisis para despedir a más de 400 trabajadores, cuando de forma individual y colectiva la empresa está teniendo muy buenos resultados económicos». El sindicato independiente reconoció así a los dirigentes de Torraspapel en Motril «la muy buena gestión de la empresa, consiguiendo nuevas inversiones que, junto con el gran esfuerzo de los trabajadores, con sueldos ridículos, gran esfuerzo humano, un trabajo precario y adaptándose a las nuevas tecnologías, han conseguido que la fábrica de Motril «sea la número uno en producción con los consiguientes beneficios para los empresarios y los jefes».
Los trabajadores de Torraspapel están «consternados por la situación de los compañeros de las delegaciones antes mencionadas y por la subida de los productos de primera necesidad: agua, luz, alimentación y también de la hipoteca. Una situación a la que no podemos hacer frente con los sueldos precarios que recibimos, recordándole a los sindicatos mayoritarios, CC OO y UGT, que cuando negocien el nuevo convenio se acuerden de esta situación».
El Comité de Empresa de Torraspapel de Motril está compuesto por seis miembros de Comisiones Obreras, tres de UGT, tres de CGT y el integrante del SIMPA. Por otro lado, el sindicato lamentó que «da pena, asco y repugnancia que haya empresarios que por conseguir beneficios del Gobierno, es decir del contribuyente, o amparados en la crisis, despidan sin escrúpulos a trabajadores, teniendo en cuenta los grandes beneficios obtenidos en años anteriores».
LA FÁBRICA MÁS RENTABLE
La factoría de Torraspapel en Motril se fundó en la década de 1960 para aprovechar la caña de azúcar con la que se producía papel, una vez concluido el proceso de extracción del azúcar. En la actualidad tiene una capacidad productiva de 230.000 toneladas al año y una plantilla de más de 400 empleados.
En la fábrica de Motril se produce papel estucado multicapa. En los últimos seis años se han invertido en renovación de maquinaria y nuevas tecnologías más de 312 millones de euros, según datos aportados por Torraspapel.
Torraspapel forma parte del Grupo Lecta, compuesto además por Condat y Cartiere del Garda. Las tres compañías juntas constituyen el segundo grupo europeo fabricante de papel estucado con una capacidad superior a 1.500.000 toneladas de este papel. En 2007 el grupo registró una facturación de 890 millones de euros con 902.000 toneladas de papel vendido. En la actualidad tiene 3.135 empleados distribuidos en nueve fábricas en España, cinco distribuidoras en España, Portugal, Francia y Argentina y seis empresas filiales en Alemania, Reino Unido, Italia, Marruecos, México y EE UU.
El Grupo Torraspapel, especializado en la fabricación y distribución de papel, ha anunciado la reorganización de su estructura en España, con el «redimensionamiento» de la planta de Sarriá de Ter (Girona), donde cesará la fabricación de papel estucado, y el cierre de sus centros de producción de Algeciras (Cádiz) y Amorebieta (Vizcaya) según el comunicado oficial de la compañía. La reorganización afectará a unos 400 empleados en el conjunto de la empresa y reducirá la producción en más de 160.000 toneladas de papel estucado.
La «crisis estructural del sector papelero a nivel mundial y la coyuntura económica actual» han obligado a la compañía a tomar esta decisión, que ha sido comunicada a los representantes de los empleados. La medida se considera «imprescindible para que Grupo Torraspapel asegure su posición en el mercado y mantenga los puestos de trabajo de los empleados que continúen vinculados a la compañía».
Grupo Torraspapel seguirá los cauces legales previstos para este tipo de situaciones, comprometiéndose a negociar un posible acuerdo con los representantes legales de los trabajadores y los sindicatos, incluyendo un Plan Social adecuado.
La decisión anunciada por Grupo Torraspapel afectará a las plantas mencionadas, por lo que sus fábricas de Sant Joan les Fonts (Girona), Zaragoza, Leitza (Navarra), Uranga (Guipuzcoa), Motril (Granada) y Almazán (Soria) continuarán operando con normalidad. Siendo ésta una «medida dura y difícil», resulta necesaria para adecuar las capacidades del Grupo a las necesidades del mercado y aumentar la productividad del resto de fábricas de Torraspapel según anunció la empresa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí