GRANADA, 19 (EUROPA PRESS)
Algunos de los miembros del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) desalojados esta mañana de la oficina central de la Inmobiliaria Osuna, en Puerta Real, en Granada, cortaron esta tarde al tráfico la Gran Vía y la calle Reyes Católicos en el marco de su protesta contra el plan de rescate de la banca y su reivindicación de que el dinero público se destine para «rescatar» a los trabajadores afectados por la crisis.
El portavoz del SAT y parlamentario andaluz de IU por Sevilla, Juan Manuel Sánchez Gordillo, indicó que los sindicalistas continúan con el encierro indefinido que iniciaron esta mañana en la oficina principal del BBVA, en la plaza Isabel la Católica.
Según explicó, los trabajadores del banco, que en su mayoría continúan allí, han cerrado las puertas de la oficina por dentro, de modo que los sindicalistas no pueden salir. Por el momento, no han recibido ninguna orden de desalojo por parte de la Subdelegación del Gobierno central, así como tampoco han obtenido respuesta a sus reivindicaciones.
El encierro, protagonizado por miembros del SAT venidos de todas las provincias andaluzas, unos 400 según fuentes del sindicato, comenzó sobre las 12,00 horas de hoy en la citada sede del BBVA. Minutos después, otros tantos trabajadores, alrededor de un centenar, ocuparon las instalaciones de la Inmobiliaria Osuna, que abandonaron de forma pacífica horas más tarde a instancias de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía.
Los sindicalistas se han encerrado en protesta por el plan de rescate de la banca emprendido por el Gobierno central. Solicitan la nacionalización de la misma y que el dinero público se destine para «rescatar» a los trabajadores afectados por la crisis.
Gordillo calificó de «desvergúenza absoluta» que el Gobierno central «se haya gastado 150.000 millones de euros para rescatar a los bancos y otros 3.000 para las grandes inmobiliarias»– para las que reivindicó su nacionalización–, por lo que consideró que «es hora de salvar a los pobres y los débiles que están sufriendo esta crisis».
Entre las exigencias del SAT, el sindicalista y parlamentario destacó la necesidad de que el Gobierno intervenga en el mercado y apueste por las empresas e inversiones públicas, así como que se cree un fondo de unos 2.000 millones de euros que «garantice cuatro meses de empleo a las personas que trabajan en el campo y la ciudad».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí