GRANADA, 19 (EUROPA PRESS)
Los familiares de las tres personas de etnia gitana hospitalizadas tras ser agredidas en una pelea originada el pasado lunes en Fuente Vaqueros (Granada) temen que haya represalias por parte de los detenidos en el marco de la riña, ahora en libertad, y se muestran «indignados» porque no hayan ingresado en prisión.
María Fernández, hermana de los hombres de etnia gitana que permanecen aún ingresados en el Hospital de Traumatología de la capital, aseguró a Europa Press que los presuntos agresores «van diciendo por el pueblo que sus hermanos tengan cuidado porque cuando salgan los tienen que matar».
Fernández manifestó su «indignación» por el hecho de que los presuntos agresores de sus familiares «estén en la calle» y aseguró que, «al contrario de lo que se ha dicho, sus hermanos están muy mal».
R.F.H. tiene una fractura craneoencefálica que le impide, a su vez, mover la pierna «al no llegarle la orden del cerebro», comentó su hermana. En la pelea también le partieron el tabique nasal, de lo que espera ser operado, además de causarle «numerosos» hematomas en el cuerpo y la cara.
El otro hombre ingresado, A.F.H., también tiene una fractura en la cabeza y «tuvo que ser trasladado al Hospital Ruiz de Alda porque no le funcionaban los riñones». El menor, sobrino de Fernández, ya ha sido dado de alta.
Fernández indicó que su abogado ha trasladado esta situación al juez, que le informó de que les puso en libertad basándose en el informe médico que solicitó y que, al parecer, no reflejaba la gravedad de las lesiones de estas personas.
La familiar indicó que tiene fotos y vídeos de las lesiones que sufrieron sus hermanos e indicó que tomará las medidas legales oportunas para recurrir la decisión del juez a fin de conseguir que los arrestados en el marco de la pelea, un hombre y sus dos hijos vecinos de Chauchina, «vayan a prisión».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí