SALOBREÑA (GRANADA), 19 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil ha puesto a disposición del Juzgado de Guardia de Motril (Granada) a nueve personas como presuntos autores del robo de más de 2.000 kilos de doradas de una piscifactoría de la localidad granadina de Salobreña.
En esta operación, en la que han participado agentes del puesto de la Guardia Civil de Salobreña y del Servicio Marítimo de Motril, han sido detenidas cinco personas e imputadas cuatro personas más, de entre 21 y 50 años, y se han decomisado seis botes de pesca, que han sido puestos a disposición del Juzgado.
El gerente de una piscifactoría de Salobreña denunció el pasado 29 de octubre ante la Guardia Civil que desde finales del mes de septiembre le habían sustraído de una de las nasas, en la que se almacenan el mayor número de doradas y las más gordas, más de 2.000 kilos de este pescados, informó el Instituto Armado en una nota.
Así, se inició una investigación que ha culminado con la detención de estos nueve hombres. Los detenidos contaban con un servicio de vigilancia en tierra que alertaba a los presuntos ladrones de la presencia de la Guardia Civil, tanto de las patrullas terrestres, como de la embarcación del Servicio Marítimo, y rápidamente huían con sus pequeños botes de pesca a esconderse entre las rocas de un acantilado cercano.
Los detenidos e imputados se dirigían hasta el puerto de Motril a comprar hielo para el pescado, después de su robo, para luego distribuirlo entre comercios y bares de Salobreña. Los agentes han conseguido pruebas que demuestran que los detenidos e imputados han vendido más de 600 kilos de pescado robado.
Éstos no han podido alegar en su defensa que pescaban las doradas en alta mar, porque hay parada biológica, por lo que el pescado que comercializaban sólo podía proceder de la piscifactoría.
La detención se produjo ayer sobre las 15,30 horas, después de que la Guardia Civil estableciera un dispositivo en tierra con distintas patrullas de Seguridad Ciudadana, dispositivo en el que también participó la Policía Local de Salobreña; y con la embarcación neumática del Servicio Marítimo de la Guardia Civil.
Fueron los agentes de esta última embarcación los que sorprendieron «in fraganti» a los detenidos sustrayendo doradas, después de que hubieran roto la red «antipájaros» que cubre la jaula donde se encuentra el pescado.
En el momento del abordaje de las embarcaciones que estaban utilizando, los detenidos arrojaron al mar tanto el pescado que habían sustraído, como las artes que estaban utilizando para capturarlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí