GRANADA, 18 (EUROPA PRESS)
La familia de Luis Portero expresó hoy su malestar por que el etarra Igor Solana, uno de los asesinos del que fuera fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, del concejal del PP José Martín Carpena y del coronel Antonio Muñoz Cariñanos, haya tenido un hijo con la «asesina» Eider Pérez Aristizábal en la cárcel de Albolote (Granada) «a pesar de estar en grado de aislamiento», por lo que anunciaron que pedirán que se depuren las oportunas responsabilidades por el caso.
En cuanto a que a la etarra se le haya permitido desplazarse hasta la capital para inscribir a su hijo en el Registro Civil la familia incidió, a través de un comunicado, en que Instituciones Penitenciarias haya hecho con un preso «lo que nunca suele hacer», que no sean los oficiales del Registro quienes se dirijan al centro penitenciario para hacer los trámites oportunos.
Así, calificaron de «vergonzoso» que fuera una furgoneta de Instituciones Penitenciarias, «con una funcionaria en prácticas en su interior», la que trasladara a Eider Pérez y su hijo, manifestando su mayor «desprecio» hacia quien haya adoptado esta decisión, que ha supuesto «un claro escarnio hacia las víctimas de ETA».
Por otro lado, añadieron que «es muy molesto y muy doloroso el saber también que todos los años, en las fiestas de Bilbao «Aste Nagusia», en las kompartsas Kaskagorri y otras se celebran homenajes continuos a los asesinos de Luis Portero, algo por lo que la familia tiene un procedimiento judicial abierto.
Pérez Aristizábal alumbró al bebé hace un par de meses en un hospital de la capital granadina, donde estuvo custodiada hasta que pudo volver a ingresar en la cárcel. El niño permanece junto a ella en un módulo destinado para madres, donde se les están prestando las atenciones sanitarias necesarias y donde se prevé que continúen ambos hasta que el niño cumpla los tres años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí