GRANADA, 13 (EUROPA PRESS)
La Audiencia de Granada ha condenado a una pena de dos años de cárcel y multa de 300 euros a cinco personas, una de ellas guardia civil –suspendido de empleo o cargo público durante el tiempo de la condena–, acusadas de tráfico de drogas en la costa granadina.
Según consta en la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, Asuntos Internos de la Dirección General de la Guardia Civil tuvo conocimiento de que el agente destinado en el Puerto de la Mamola M.M.P., de 45 años, y su esposa, M.C.D.A., de 43, y otras dos personas, los acusados F.G.G. y M.C.M.C., se dedicaban al tráfico de drogas, que distribuían por la costa granadina y que les suministraba el quinto procesado, J.J.F.C., condenado por un Juzgado de Ceuta a la pena de dos años por un delito contra la salud pública.
Así, con fecha 16 y 17 de noviembre de 2000 se obtuvo permiso judicial para la intervención de los teléfonos de los ahora condenados y, a consecuencia de las investigaciones, se tuvo «plena certeza» de que M.M.P., M.C.D.A. y M.C.M.C. se dedicaban «de común acuerdo» a la adquisición de pequeñas cantidades de droga para su posterior distribución entre los particulares que se lo reclamaban, y que quien les abastecía era efectivamente J.J.F.C., actuando a menudo de intermediario en las transacciones F.G.G.
Sobre las 12,00 horas del 12 de marzo de 2001, éste último se dirigió a un bar en Motril, donde contactó con J.J.F.C., propietario del establecimiento, que le suministró diez gramos de cocaína, sustancia que fue guardada por F.G.G. en su domicilio hasta el día siguiente, cuando pasaron a recogerla los otros tres procesados, que la distribuyeron a terceros a cambio de dinero.
Una vez agotada la mercancía, señala la Sección Primera en el fallo judicial, M.M.P., M.C.D.A. y M.C.M.C. convinieron en adquirir de nuevo idéntica cantidad de droga y de la misma forma que en la ocasión anterior. Así, el 31 de marzo de 2001, se dirigieron F.G.G. y M.M.P. en un vehículo a las inmediaciones del Hospital Santa Ana de Motril, donde recibieron de J.J.F.C. 9,4 gramos de cocaína, con una pureza del 47,9 por ciento.
En ese mismo día, previa solicitud y obtención del permiso del Juzgado de Instrucción 2 de Motril, se registraron los domicilios de los acusados, donde se encontró una balanza de precisión –en la casa de F.G.G.–; otra balanza de pesaje en el bolso de M.C.M.C.; y trece billetes de 10.000 pesetas en el domicilio del guardia civil.
El Ministerio Fiscal retiró en el juicio oral, como cuestión previa, la acusación contra otra mujer inicialmente acusada y pidió dos años de prisión y multa de 300 euros, condena que fue aceptada de conformidad por los abogados defensores de los cinco acusados.
Así, la Sala, que considera que el guardia civil no se valió de su condición de agente de la autoridad para la comisión de los hechos, ha impuesto a las cinco procesados, a quienes considera autores de un delito contra la salud pública, la pena solicitada por la Fiscalía en sus conclusiones definitivas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí