Casi la mitad de los casos de violencia doméstica van acompañados del abuso de alcohol, según la Diputación de Granada
GRANADA, 12 (EUROPA PRESS)
El alcohol es la droga que ha generado mayor número de tratamientos en el Centro Provincial de Drogodependencias de la Diputación de Granada en lo que va de año, al representar el 24,5 por ciento del total, seguido de la heroína, la cocaína, el cannabis y el tabaco.
Del 1 de enero al 30 de septiembre el centro atendió a un total de 534 personas, de las que 380 ya han recibido el alta terapéutica, según informó hoy en un comunicado la Diputación de Granada, que dirigirá a los jóvenes la campaña prevista para el Día Contra el Abuso del Alcohol, que se celebrará el próximo 15 de noviembre.
Con esta campaña se tratará de que los jóvenes sean más conscientes de que el consumo abusivo y crónico de alcohol conduce al alcoholismo, «una enfermedad grave que genera trastornos en el comportamiento del individuo, afectando a su vida familiar, laboral y social».
Así lo explicó la diputada de Bienestar Social, Juana Rodríguez, quien indicó que los consumos recreativos de alcohol en fin de semana «son más abusivos» ya que para los jóvenes la presión del grupo o pandilla «puede ser decisiva». Recordó, además, que muchos de ellos «no conciben la diversión sin alcohol»
Rodríguez consideró que las medidas prohibitivas «no tienen mucho efecto entre los jóvenes porque inciden exclusivamente sobre las conductas» y abogó por trabajar en la formación de valores y creencias y en programas educativos que permitan lograr la abstinencia o la moderación.
Entre las personas que inician tratamiento en el Centro Provincial de Drogodependencias de la Diputación de Granada se encuentran personas adultas, que sin llegar a mostrar los síntomas más llamativos del alcoholismo, «han sufrido ya las consecuencias de un consumo abusivo o esporádico».
También personas jubiladas que incrementan el consumo de alcohol como consecuencia del cambio experimentado en su vida laboral y adolescentes que, sin terminar sus estudios obligatorios, se enfrentan a problemas judiciales tras haberse emborrachado y perdido el control de su conducta.
Por otra parte, también acuden personas que tienen un familiar alcohólico que no lo reconoce y que necesitan el apoyo profesional para hacer frente a esa experiencia familiar.
Cabe destacar que casi la mitad de los casos de violencia doméstica registrados van acompañados del abuso de alcohol, ya sea por parte de la víctima o de la persona que comete la agresión, lo que indica que en muchas ocasiones ambas problemáticas están muy vinculadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí