GRANADA, 4 (EUROPA PRESS)
El Ministerio Fiscal mantuvo hoy su petición de 14 años de cárcel para cada uno de los dos jóvenes hermanos acusados en Granada de agredir sexualmente y vejar a un disminuido psíquico el 26 de mayo de 2006, fecha en la que supuestamente lo llevaron a una casa donde abusaron de él los presuntos implicados y más personas que no han podido ser identificadas.
Así lo reconoció el fiscal en la exposición de su informe final, en el que mostró su «firme» convicción de que en la «orgía» participaron más personas además de los hermanos, y de que el relato de la víctima, que entonces tenía unos 40 años y que posteriormente falleció por una pancreatitis, fue lo «suficientemente creíble», algo que ha quedado «ratificado» por la práctica de las pruebas periciales.
El representante del Ministerio Público, que pidió una sentencia condenatoria para los jóvenes, a los que acusa de un delito de agresión sexual, consideró asimismo que en la comisión del delito concurren las agravantes de acceso carnal, con víctima especialmente vulnerable y actuación conjunta de más de dos personas, circunstancias que también contempla la acusación particular, que también elevó a definitivas sus conclusiones, en las que solicita una pena de 15 años de cárcel para cada uno de los dos hermanos, Jonathan y José Antonio G.F.
En la segunda jornada del juicio, que se celebró hoy en la Sección Segunda de la Audiencia de Granada y que ha quedado visto para sentencia, declararon los forenses que examinaron a Mariano M.H. en el hospital, adonde lo trasladó su madre tras conocer ésta que podían haber agredido a su hijo. Según éstos, Mariano presentaba lesiones en la zona anal que pueden ser compatibles con una violación, por lo que además manifestaba padecer mucho dolor al ser explorado.
Asimismo, los psicólogos que lo atendieron posteriormente señalaron que su relato de los hechos contaba con «indicios» que avalaban su veracidad, como los numerosos detalles y su descripción espacio-temporal de lo que dijo que había ocurrido. Su declaración fue «coherente» y con «contenido lógico», a pesar de que Mariano tenía un retraso mental del 88 por ciento, según indicaron los expertos.
Los hermanos, Jonathan y José Antonio G.F., de apenas 20 años, negaron ayer ante la Sala su participación en los hechos y se limitaron a afirmar que sólo encontraron borracho a Mariano M.H., afirmación que se contradijo con el testimonio de la madre de Mariano.
Ésta incidió en que los acusados «molestaban» continuamente a su hijo, al que, según dijo, le habían robado la bicicleta tiempo antes. Según explicó ante el tribunal, el día de los hechos Mariano se dirigió a pedir cita a una peluquería canina a una zona cercana a su domicilio, cuando lo montaron en una moto y llevaron a una casa en la capital granadina, donde un grupo de personas abusó de él y lo vejó.
Esas personas, de las que la víctima sólo pudo reconocer a los acusados, le llegaron a penetrar analmente y le colocaron un tubo por la boca para introducirle alcohol hasta emborracharlo. Después de golpearle, según explicó su progenitora, fue abandonado en un basurero, en cuyas cercanías fue encontrado por agentes de la Policía, que lo llevaron a su casa y posteriormente a un centro hospitalario, donde fue atendido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí