Según el antropólogo Miguel Botella, habrá que excavar más de una fosa y tendrá que hacerse con buen tiempo
GRANADA, 3 (EUROPA PRESS)
La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Granada (ARMH) ha remitido hoy al Juzgado de Instrucción 2 de Granada la documentación de la que dispone del posible emplazamiento de la fosa en la que supuestamente yacen los restos de Federico García Lorca, el maestro Dióscoro Galindo y los banderilleros Francisco Galadí y Joaquín Arcollas, atendiendo al exhorto emitido por el juez Baltasar Garzón para la exhumación.
Dicha localización se sitúa, según los testimonios orales recabados por la asociación, entre el lugar donde se encuentra el monolito que marca el posible enterramiento, en el Parque Federico García Lorca de Alfacar y el paraje de El Caracolar, en Víznar, según explicó a Europa Press el vicepresidente de la ARMH, Rafael Gil Bracero.
Asimismo, han enviado al Juzgado el mapa de fosas que ha elaborado la ARMH, que tiene documentadas más de 120 fosas en la provincia, con 12.000 a 14.000 posibles víctimas de la Guerra Civil, concentradas sobre todo en la Alpujarra, el cementerio granadino y el barranco de Víznar. Sin embargo, sólo se ha abierto por ahora el procedimiento para la apertura de la fosa donde se encuentra posiblemente el poeta, según el deseo de los familiares de Galindo y Galadí.
«Solamente tenemos constancia de que se ha iniciado el procedimiento judicial, aplicando la Ley de Memoria Histórica, de esta fosa», señaló Gil Bracero, quien explicó que en la provincia o los familiares no se han interesado en abrir las fosas donde permanecen enterrados sus antepasados, «o los descendientes no se ponen de acuerdo» o la localización de las mismas no está completamente documentada.
Gil Bracero abogó por «no dar esperanzas a todos los familiares» que deseen la apertura de otras fosas comunes, «porque no sabemos a ciencia cierta dónde están o porque científicamente se haría muy difícil la identificación de los restos con datos muy fidedignos».
Para el vicepresidente de la ARMH granadina, si no existe «cierta consistencia» de dónde podrían hallarse los restos de los familiares de aquellas personas que desean recuperarlos «no se pueden abrir todas las supuestas ubicaciones». «Si abrimos todas las localizaciones posibles eso tiene un coste económico, sentimental y además político. No ha de hacerse de una forma indiscriminada, sino con datos contrastados», dijo.
Por su parte, el antropólogo y titular del Laboratorio de Antropología Física de la Universidad de Granada, Miguel Botella, uno de los investigadores que participará en la exhumación de los restos de los enterrados posiblemente con Lorca, advirtió de que el mal tiempo podría suponer un «problema» para el comienzo de los trabajos, puesto que los terrenos donde se ubica la fosa son arcillosos y se encuentran a una altura de 1.200 metros.
Así, las condiciones meteorológicas deberían mejorar para la apertura de la fosa, algo que, según la previsión, indicó el científico, podría darse en la segunda quincena de este mes de noviembre, porque, de lo contrario, habría que esperar a que mejorasen, «sin lluvia y sin nieve».
Por otro lado, el antropólogo señaló, en declaraciones a Europa Press, que «lo más probable» es que, cuando se autorice la exhumación, haya que excavar «más de una fosa», puesto que, a simple vista, según indicó, en el paraje del Caracolar tiene nueve posibles enterramientos y en las cercanías del monolito se han localizado otras tantas, si bien se espera que el georradar detecte más de las contempladas, que han localizado los expertos por los desniveles del terreno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí