GRANADA, 29 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil de la localidad granadina de La Zubia ha detenido a dos chicas de 19 y 20 años, acusadas de haber robado mediante la técnica del escalo los días 9, 23 y 27 de octubre en tres domicilios de la localidad de Cájar (Granada).
Las detenidas sustrajeron fundamentalmente joyas, algunas de las cuales ya han sido recuperadas en una joyería granadina a la que acudieron a vender su botín; pero también robaron dos vídeo-consolas, un ordenador portátil, un GPS, una cámara digital de fotos y ropa. Se estima que el valor de lo sustraído supera los 5.000 euros, informó el Instituto Armado en una nota.
La detención de éstas se produjo durante la tarde del pasado lunes, después de que una vecina de Cájar avisara a la Guardia Civil de que en el piso de encima al que ella vivía alguien estaba robando. Mientras tanto, su madre se había escondido a observar y vio salir a dos chicas de dicho piso con una bolsa.
Las dos detenidas vieron a la vecina y huyeron a la carrera. No obstante, la que llevaba la bolsa fue retenida por varios vecinos hasta que inmediatamente después llegó la patrulla de la Guardia Civil de La Zubia, aunque la otra consiguió huir.
Los agentes comprobaron que la joven que habían retenido llevaba en la bolsa una vídeo-consola y, posteriormente, localizaron en las inmediaciones de esta vivienda un ciclomotor que pertenecía a la joven huida, cuyos características coincidían con el ciclomotor que un testigo había visto en el primero de los robos cometidos por estas dos jóvenes.
La Guardia Civil le pidió a la primera detenida el número de móvil de su compañera, y por teléfono los agentes la convencieron para que se entregase, una vez que había sido plenamente identificada.
En el momento de la detención de la segunda joven, en uno de sus bolsillos descubrieron varias de las joyas robadas en los tres robos perpetrados por las dos detenidas.
Tras las detenciones se ha averiguado el nombre de una joyería del centro de Granada a la que una de las dos detenidas había acudido en dos ocasiones a vender las joyas previamente robadas, y ha recuperado un reloj, una pulsera y un anillo de oro. El propietario de la joyería se comprometió a entregar las otras joyas robadas, ya que en ese momento no las tenía consigo.
Por último la Benemérita también ha podido saber que un ordenador portátil robado en el primer domicilio había sido vendido por las detenidas a una amiga de ellas y a su padre, que fue con el que pactaron finalmente el precio, por lo que ambos han sido imputados como presuntos autores de un delito de receptación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí