GRANADA, 21 (EUROPA PRESS)
La titular del Juzgado de Violencia número 1 de Granada ha decretado prisión provisional para el hombre de 34 años que presuntamente apuñaló a su mujer y su hijo de 15 meses en la localidad granadina de Nívar, por la posible comisión de dos delitos de homicidio en grado de tentativa, según informaron a Europa Press fuentes judiciales.
El hombre, natural de Nívar y de iniciales J.M.L.O., ha sido examinado por el forense, que ha corroborado que en el momento del suceso estaba «desestabilizado» y que necesita tratamiento, por lo que la juez ha ordenado que en la cárcel reciba el necesario.
La defensa del acusado pidió su puesta en libertad, por tener su patrocinado sus facultades volitivas y cognitivas mermadas cuando supuestamente apuñaló a sus familiares por la bajada de azúcar que sufrió, aunque la Fiscalía solicitó su ingreso en prisión, a lo que la magistrada accedió.
El bebé evoluciona lenta pero favorablemente, después de que ayer fuera intervenido quirúrgicamente con éxito en el Hospital Materno Infantil, donde permanece ingresado, en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), mientras que su madre, que se encuentra en el Virgen de las Nieves, está previsto que sea dada de alta a lo largo del día de hoy, confirmaron a Europa Press fuentes sanitarias.
El suceso se produjo después de que el ahora detenido sufriera enajenación mental provocada por un episodio de hipoglucemia –bajada de azúcar–, lo que le llevó a agredir a sus familiares. El hecho de que no hubiera denuncias de maltrato ni antecedentes de agresiones ha llevado a los investigadores a descartar, en principio, que los hechos constituyan un delito de violencia de género.
Los hechos ocurrieron sobre las 1,05 horas de ayer, cuando una llamada alertaba de que un hombre había agredido a su familia en un supuesto apuñalamiento en la localidad granadina de Nívar. Hasta el lugar se desplazaron dos equipos de emergencia que atendieron a la mujer, y al niño, que presentaban heridas de arma blanca. Tras recibir los primeros cuidados en el lugar, madre e hijo fueron trasladados graves a sendos hospitales de Granada.
Por su parte, la consejera para la Igualdad y el Bienestar Social, Micaela Navarro, afirmó ayer que la agresión cometida es una caso de violencia de género, como «parecen indicar todas las circunstancias», sin que valga «ninguna justificación».
En declaraciones a los periodistas previas a la reunión del Consejo Andaluz de Mayores, Navarro reivindicó que este tipo de casos «no se pueden justificar nunca alegando enajenación mental u otra circunstancia», ya que, cuando «hay cualquier otro tipo de atentado físico jamás se trata de justificar por qué ha ocurrido».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí