Monachil inicia el aprovechamiento turístico de su pasado argárico con una exposición dedicada al Cerro de la Encina
El Ayuntamiento de Monachil ha dado un paso más en la promoción de su patrimonio histórico y cultural. Ayer por la tarde inauguró, en el Centro de Información Turística del Barrio, la exposición «El Cerro de la Encina: Poblado central de la Vega granadina», una muestra de los restos arqueológicos hallados en este exponente granadino de la cultura argárica -que tuvo su apogeo en 1600 a.C.-, expuestos junto a grandes paneles informativos y la recreación del hábitat natural del Cerro de la Encina en época argárica.Numerosos representantes políticos y del mundo universitario y cultural acompañaron a las autoridades locales en la inauguración de la exposición, que permanecerá abierta al público hasta el 16 de diciembre. Además de los profesores del Departamento de Prehistoria de la Universidad de Granada, en cuyas manos ha estado la investigación en el Cerro de la Encina, acudieron al acto la senadora socialista María Escudero, la delegada de Turismo, Comercio y Deporte, Sandra García; el delegado de Cultura, Pedro Benzal; el delegado de Innovación, Ciencia y Empresa, Francisco Cuenca; y la vicepresidenta primera de la Diputación Provincial, Juana María Rodríguez, entre otros.
La joya de la exposición, una copa de peana cuadrada del Bronce Pleno Argárico, abre un recorrido por los hallazgos arqueológicos del yacimiento, que se encuentra a unos tres kilómetros al oeste del pueblo, sobre un cerro que domina la vega del río. Durante el recorrido por la exposición -que es parte del Plan de Desarrollo Turístico de Monachil-, el visitante pasa por cinco módulos temáticos, que encierran más de sesenta piezas arqueológicas, muchas de las cuales se exhiben al público por primera vez. Imágenes reales, recreaciones, mapas de situación y textos explicativos componen un ameno mosaico informativo que deja constancia de la importancia del yacimiento y nos introducen en el mundo argárico, una cultura que se originó en Almería en torno a 4000 a.C. y que se extendió por el Sureste de la Península en la Edad del Bronce (2000-1100 a.C.). Da nombre a esta cultura el poblado almeriense de El Argar, donde se comprobó por primera vez la presencia de una manifestación cultural diferente. Se caracteriza principalmente por la práctica de enterramientos individuales, en monumentos megalíticos primero y en grandes vasos después, lo que representa un gran cambio en las ideas y la estructura social respecto a épocas anteriores. En la cultura argárica, la metalurgia está muy avanzada, la producción de cerámica se encuentra muy estandarizada y aparece un comercio mejor organizado.La situación estratégica del Cerro de la Encina, en el cortijo de Los Olivares de Monachil, permitía a sus pobladores el control del paso hacia Sierra Nevada y sus recursos -mineros y de pastizales-, y el control del valle del río Monachil hacia la vega. Esta situación permitió un desarrollo económico y social excepcional, que quedan patentes con tres características diferenciadoras de este poblado: monumentalidad y complejidad del urbanismo, extraordinaria riqueza de los ajuares funerarios y una importante ganadería con una presencia masiva de caballos. El yacimiento arqueológico del Cerro de la Encina, declarado Bien de Interés Cultural en 1981, ha sido excavado desde 1922 por diferentes campañas, si bien es todavía una mínima parte del poblado la que ha salido a la luz. Gracias a esta exposición, el conocimiento del Cerro de la Encina y la cultura argárica llegará a los escolares y todos los vecinos de Monachil, como apuntaba ayer su alcalde, José Luis Samos Dueñas, quien agradeció al Ministerio de Cultura, a la Delegación de Cultura de la Junta, a la Universidad, al Museo Arqueológico, a los empresarios y a todos aquellos que están implicados en el desarrollo cultural y turístico del municipio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí