GRANADA, 17 (EUROPA PRESS)
El Instituto Padre Suárez de Granada capital solicitó ayer la colaboración de la Policía Autonómica para que sacara del centro a un alumno que se negó a abandonarlo tras conocer que el Consejo Escolar le había expulsado durante 21 días por mal comportamiento.
La delegada de Educación de la Junta en Granada, Ana Gámez, explicó hoy a los periodistas que el motivo de la expulsión se justificó fundamentalmente en las amenazas que el estudiante profería a sus profesores cuando le corregían.
«Ayer se comunicó al estudiante la expulsión delante de su tutor legal y el chaval reaccionó mal, se negó a abandonar el centro y se puso a correr por los pasillos», según comentó Gámez, que indicó que fue en ese momento cuando el centro solicitó la colaboración de la Policía Autonómica para expulsarlo.
La delegada provincial de Educación mostró su apoyo a la decisión del Consejo Escolar de expulsar al joven, ya que, según dijo, «no podemos permitir las amenazas al profesorado porque menoscaban su autoridad».
Por su parte, el subdelegado del Gobierno, Antonio Cruz, mostró su apoyo a la Policía Autonómica, que, según comentó, «actuó como corresponde», al poner al joven a disposición de la Fiscalía, la cual «decretó su libertad inmediatamente», añadió.
El joven cursa tercero de ESO, según adelanta hoy el diario «La Opinión de Granada», que informa de que su tutor legal, educador del centro, medió para calmar los ánimos del alumno, que «fue esposado» fuera del instituto, ya que opuso «mucha resistencia», y trasladado en el coche patrulla.
A los problemas de comportamiento detectados en el joven desde hace tiempo, se unía el absentismo escolar y los retrasos en la hora de llegada a las clases.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí