GRANADA, 15 (EUROPA PRESS)
El yacimiento del Tútugi, ubicado en Galera (Granada) y considerado una de las necrópolis más representativas de la arquitectura funeraria ibérica, ya ha sido abierto al público tras las obras de restauración y acondicionamiento desarrolladas por la Junta de Andalucía.
Pese a que es conocido desde hace siglos las actuaciones realizadas en 2000 y 2001 han sido fundamentales porque han permitido a los expertos evaluar la gran potencialidad que aún tiene la necrópolis desde varios puntos de vista para su conservación por existir aún un número importante de túmulos.
En base a estas premisas se han realizado una serie de actuaciones centradas en principio en la Zona I, que pretenden cubrir una serie de objetivos y recuperar un importante patrimonio arqueológico, acondicionar una zona para la visita pública de indudable interés histórico-artístico, atraer visitantes interesados por la cultura y el patrimonio arqueológico, y completar la oferta patrimonial de Galera y la Comarca de Huéscar que complementa la oferta de alojamientos rurales.
Las actuaciones que se han llevado a cabo son la restauración de cinco túmulos, limpiados en las campañas de 200 y 2001, y se han investigado seis nuevos, permitirán en un futuro próximo aumentar la visión y comprensión de la necrópolis. Se ha habilitado una ruta para la visita, con el acondicionamiento de los caminos y se ha creado una zona de acogida con la realización de un aparcamiento, un edificio de atención al público y una zona con panelería donde se da una primera explicación general, informó la Junta en una nota.
Además, se ha señalizado todo el recorrido y puesto paneles informativos en cada Subzona y túmulos restaurados, y también se ha recuperado el aspecto tumular de la subzona con la restitución volumétrica de los túmulos aún existentes. La Junta de Andalucía a través de las consejerías de Turismo, Empleo y Cultura ha invertido más de 800.000 euros en la restauración y puesta en valor del yacimiento.
La Junta de Andalucía también ha inaugurado hoy el Centro de Recepción de visitantes de Castellón Alto, que consta de dos espacios: una zona de acogida, donde hay un mostrador de recepción para la acogida de los visitantes y la venta de entradas al yacimiento; y un punto de venta de merchandising y publicaciones que es gestionado por la Empresa Pública de Gestión de Programas Culturales.
Hay en él asimismo una zona dedicada a la interpretación con una serie de paneles en os que se explican distintos aspectos de la vida en Castellón Alto, y ofrece al observador la posibilidad de conocer otros lugares de interés en los alrededores como la Necrópolis de Tútugi o el Museo de Galera. También cuenta con una sala de proyecciones en la que los visitantes pueden ver un vídeo explicativo sobre Castellón Alto de 12 minutos de duración.
Esta sala tiene seis vitrinas donde se exhiben reproducciones de los elementos del ajuar de la sepultura 121 del yacimiento. Además permite su uso para charlas y/o talleres, ya que las sillas están equipadas con mesas plegables y se dispone de un ordenador para realizar presentaciones.
El presupuesto para el montaje del centro fue de 30.000 euros, que pagó la Consejería de Cultura mediante la Empresa Pública de Gestión de Programas Culturales. El yacimiento de Castellón Alto se sitúa en un espolón elevado en la margen izquierda del río Galera, con un amplio control visual del valle y con una fácil defensa natural. Su período de ocupación se ha fijado entre, aproximadamente, el 1500 a.C. y el 1350 a.C, dentro de la denominada Cultura del Argar, que se desarrolló durante el II milenio a.C en el sureste peninsular.
El poblamiento se distribuye entre una ladera con cuatro terrazas y un cabezo con tres terrazas naturales subdivididas a su vez en otras artificiales hechas cortando el terreno y construyendo muros de aterrazamiento. La conexión entre los distintos niveles se hacía por escaleras y se ha documentado la existencia de calles entre las cabañas de distintas alturas.
En la terraza superior del cabezo se encuentra una acrópolis rodeada por un muro, que constituiría el recinto ocupado por la élite, dentro de este recinto se encuentra una cisterna que almacenaría el agua de lluvia.
El esquema constructivo de las casas consistía en una vivienda con varias estancias de planta rectangular con un zócalo de piedra sobre el que se colocaría un armazón de cañas revestidas de barro. La techumbre sería plana o ligeramente inclinada sostenida por una estructura de vigas de pino unidas por cuerdas de esparto.
ENTERRAMIENTOS EN EL INTERIOR DE LAS VIVIENDAS
Los enterramientos de este momento se realizan en el interior de las mismas viviendas, por lo que no hay necrópolis, consistiendo las sepulturas en una pequeña covacha excavada en el terreno donde se colocaba el difunto en posición fetal con su ajuar, el cierre se hacía con una losa de piedra o en otros casos una tabla de madera.
Durante la campaña de excavación de 2002, en la sepultura 121 perteneciente a la terraza inferior de Castellón Alto, apareció el cuerpo parcialmente momificado, por causas naturales, de un individuo masculino adulto que conservaba parte de la cabellera, así como restos de piel y tejidos.
El ajuar, compuesto entre otros elementos por cuatro vasos cerámicos, un brazalete y varios anillos, presentaba unas extraordinarias condiciones de conservación y restos de lana tricotada y el enmangue de una azuela de bronce en perfecto estado. El cierre de la sepultura consistía en una tabla de madera que se ha recuperado y ha permitido documentar el avanzado trabajo de carpintería que se realizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí