GRANADA, 6 (EUROPA PRESS)
El hombre, de iniciales J.G.R. y 45 años, acusado de matar supuestamente a martillazos al que era su pareja en Churriana de la Vega (Granada) en abril de 2006 afirmó hoy estar arrepentido y que «no habría hecho eso» de haber estado en su «sano juicio».
Durante la primera sesión del juicio oral, que se celebra desde hoy en la Sección Primera de la Audiencia de Granada, J.G.R dijo haber perdido «la ilusión de vivir» después de acabar con la vida de su pareja, restaurador de obras de arte y con la que había convivido durante 10 años en Madrid. «Me siento culpable por lo que he hecho. No sé si encontraré alguna vez la paz», mantuvo en su declaración ante el tribunal popular que lo enjuicia.
Por los hechos, la Fiscalía pide para él una pena de 15 años de prisión, con la atenuante de trastorno mental transitorio, que la defensa considera que fue grave, hasta el punto de que tenía «totalmente anuladas sus capacidades de conocer y de querer», por lo que cree que cometió un homicidio grave que «no merece reproche penal sino tratamiento terapéutico». La familia de la víctima, personada como actor civil, solicita una indemnización de 64.409 para sus cuatro hermanos.
J.G.R., que actualmente es técnico superior en artes plásticas y diseño, declaró que conoció al ahora fallecido en Benidorm, donde trabaron amistad por su afición común al arte. Posteriormente, ambos vivieron en Madrid, aunque el procesado no le veía «con ojos sexuales», sino como un padre. Tras casi una década de relación, compraron el cortijo que el padre del acusado tenía en Churriana, donde iban a instalar una tienda y un taller.
Mientras J.G.R. permanecía en el municipio granadino encargándose de la obra, según su testimonio, ambos mantenían conversaciones telefónicas diarias y se veían en ocasiones en la casa que el acusado poseía cercana al cortijo. En sus ratos libres, éste comenzó a construir un monolito y empezó a sentir que los vecinos le miraban «mal». Incluso uno de ellos le dijo que tuviera «mucho cuidado» porque le podía pasar «lo mismo que a Lorca», según señaló.
A partir de entonces, según aseguró hoy, comenzó a encontrarse «raro» y que le seguían para matarle el día anterior a lo sucedido, cuando, tras estar con su víctima en Granada capital, salió huyendo y se marchó andando al cortijo, donde permaneció toda la noche, hasta que sobre las 8.00 horas atacó a su pareja.
QUE HABÍA DOS BOMBAS Y QUE QUERÍAN MATARLE
Según su testimonio, cuando éste entró en el cortijo, después de una noche en la que se creía que caía agua por las paredes y que alguien había puesto allí dos bombas, no entendía lo que su compañero decía y tampoco lo reconocía, imaginándose además que le acompañaban vecinos «con escopetas» que querían matarle. J.G.R. afirmó que no hubo discusión entre ambos y reconoció asimismo haberle propinado dos martillazos en la cabeza a su pareja.
Por lo sucedido el procesado dijo estar «muy arrepentido», aunque afirmó que tomó conciencia de lo que había hecho posteriormente y que incluso hasta un mes y medio después no supo que estaba en prisión, sino que le estaban protegiendo para que no le mataran.
Durante la sesión de hoy declararon además siete agentes de la Guardia Civil, que afirmaron que, al llegar al cortijo, tras un aviso de la central, vieron al acusado «haciendo aspavientos», asegurando que en la casa «había dos bombas» y que le habían pegado. Según señalaron los agentes que le prestaron declaración tras encontrar el cadáver de su pareja, J.G.R. mostraba «incoherencias» en su relato, tales como que era «el cordero de Dios», que le hablaba y acariciaba a las piedras o que era Marilyn Monroe.
Los guardia civiles apuntaron que encontraron al acusado «alterado», aunque no «desequilibrado» y que, tras la inspección ocular del cortijo, constataron que no había indicios de ocultación del crimen.
Mañana continuarán las pruebas testificales propuestas por la defensa, y el miércoles están previstas las periciales, con el testimonio de los médicos forenses que practicaron la autopsia al cadáver.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí