GRANADA, 01 (EUROPA PRESS)
El sindicato CCOO de Granada lamentó hoy que la empresa Supergran S.A (Spar) pueda ocultar sus bienes para no pagar a sus empleados, a los que les debe nóminas desde el mes de julio, después de que el gerente de la entidad, Raúl M.R., fuera detenido el pasado lunes por la denuncia falsa del robo de sus ordenadores, argumento que le valió para provocar el cierre de los 19 supermercados de la firma en la provincia.
«A CCOO le preocupa que pueda haber movimientos por los que los pocos bienes que tenga la empresa puedan ser utilizados para otras operaciones, lo que llevaría que al final los trabajadores no puedan cobrar lo que se les debe», dijo hoy a Europa Press la secretaria general de Turismo y Comercio de CCOO-Granada, Elvira Martínez.
Por otro lado, los trabajadores de los supermercados acudirán mañana al acto de conciliación previo a la vía judicial al que también está citada la empresa, a las 9,30 horas en el Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación de la Delegación de Empleo de la Junta de Andalucía.
Según informó Martínez, 65 trabajadores asistirán de parte del sindicato, por las demandas interpuestas por despido y reclamaciones de la cantidad que se les adeuda, y el resto, de un total de 206, lo hará con sus abogados particulares.
Hay «indicios» de que la empresa no se presente al acto, según auguró Martínez, teniendo en cuenta que no se ha puesto en contacto con sus empleados, a los que se les debe la nómina desde julio, y que «no hay noticias» de que vaya a presentar el concurso de acreedores, acompañado del correspondiente Expediente de Regulación de Empleo (ERE) anunciado el pasado día 11.
En este momento, los trabajadores permanecen dados de alta pero sin trabajar, al estar cerrados los 19 centros de la cadena de supermercados, por lo que no pueden cobrar el desempleo. De ellos, el 70 por ciento no ha percibido la nómina de agosto, septiembre y la paga extra de septiembre, y el 30 por ciento restante sufren la misma situación desde el mes de julio.
Según confirmó a Europa Press la Guardia Civil, los agentes le detuvieron en la sede central de la empresa en Maracena, tras averiguar que lo denunciado no concordaba con que no se hubiera forzado la puerta y que la alarma estuviera conectada el mismo día del supuesto robo.
Así, se le prestó declaración y fue puesto en libertad al no ser el cometido un delito de gravedad, si bien está a la espera de comparecer ante el juez.
Según avanza hoy el diario «Ideal», la dirección de la empresa había pedido a los trabajadores ese día, sábado 30 de agosto, que no acudieran a trabajar, aunque sí lo hizo uno de los empleados, que apareció, y al que el propio gerente, Raúl M.R., que se encontraba allí, le pidió que se marchara a casa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí