GRANADA, 28 (EUROPA PRESS)
La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) pide la pena de cuatro años de prisión para un hombre de 56 años, de iniciales A.R.R. y sin antecedentes penales, que presuntamente apuñaló a otro, que se negó a que se uniera a su grupo de amigos en la pizzería en la que se encontraba, en el Barrio de Monachil, en Granada.
Asimismo, el Ministerio Público solicita que el supuesto agresor no se acerque durante diez años a menos de cien metros de su víctima, que deberá ser indemnizada, según la petición del fiscal, con más de 6.700 euros.
Según consta en el escrito de acusación, al que tuvo acceso Europa Press, el procesado, se encontró por casualidad en la madrugada del 4 de abril con R.S.S en el interior la pizzería del Barrio de Monachil. Éste accedió al local en compañía de unos amigos, con los que departió y pidió varias consumiciones, mientras que el acusado intentó sumarse al grupo, con la negativa de R.S.S.
En una tercera ocasión el procesado se dirigió a él «de forma provocativa incitando a la riña» haciendo alusiones a su madre, hecho que motivó un conato de pelea en el interior del establecimiento, del que R.S.S salió acto seguido para arreglar la discusión.
El acusado fue retenido de manera temporal por los que se hallaban en el local, aunque finalmente salió con una navaja en la mano, con la que apuñaló a R.S.S, en una primera cuchillada que le impactó en la sien izquierda. «Aprovechando la conmoción ocasionada» en su víctima, el procesado le asestó otras dos dirigidas al costado izquierdo –de ocho centímetros de profundidad– y al hemitórax derecho.
A continuación, el acusado abandonó el lugar, deshaciéndose del arma empleada, que arrojó al interior de un solar cercado, donde posteriormente fue recuperada por la Policía Judicial.
Según el relato fiscal, A.R.R había ingerido bastante cantidad de bebidas alcohólicas, sin que por ello perdiera completamente el dominio sobre sus facultades intelectivas y volitivas. El acusado, que padece una epilepsia postraumática, se entregó a las 2.30 horas del mismo día en el cuartel de la Guardia Civil, al que fue acompañado de su mujer.
A consecuencia de las agresiones dirigidas, R.S.S. sufrió tres heridas graves que comportaron un riesgo vital por su localización. Además de la primera asistencia facultativa, tuvo que ser intervenido quirúrgicamente y ser hospitalizado durante 24 días, y sus heridas, que le han dejado cicatriz, le mantuvieron impedido durante un total de 50 días.
El Ministerio Público considera los hechos relatados constitutivos de un delito de homicidio en grado de tentativa acabada, con las circunstancias atenuantes de drogadicción y confesión.
El juicio está previsto que se celebre el próximo 7 de octubre en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí