GRANADA, 26 (EUROPA PRESS)
Nieves Galindo, la nieta del maestro de Pulianas (Granada) Dióscoro Galindo, que supuestamente está enterrado junto con los restos de Federico García Lorca, consideró hoy «lógico» que juez Baltasar Garzón no se pronuncie sobre la apertura de la fosa común hasta que resuelva sobre la competencia de la Audiencia Nacional para investigar las desapariciones durante la Guerra Civil española.
En declaraciones a Europa Press, Galindo señaló que «no tiene sentido» que se aceptara su petición de abrir la fosa «y que las demás quedaran en espera», algo que, por otro parte, dijo esperar. «Suponía que se iba a hacer así», apuntó.
«Entiendo que debe ser así, porque nadie es más que nadie», mantuvo la nieta del maestro fusilado que confió en que en cuanto el magistrado resuelva «todo será mucho más rápido», después de que presentara, junto con los familiares del banderillero Francisco Galadí –también supuestamente enterrado junto al poeta– el pasado 12 de septiembre en la Audiencia Nacional una demanda para poder recuperar los restos de sus antepasados.
Frente al silencio de los herederos de Lorca, «que ha primado siempre», los Galindo y los Galadí confían ahora en una «salida legal» que les sea favorable y permita la exhumación, según indicaron entonces en declaraciones a los medios.
No obstante, en una providencia hecha pública ayer, el juez indica ahora a las familias que éste no es el momento procesal oportuno para tomar esta decisión y especifica que deberán esperar a que la causa sea admitida a trámite o no por su Juzgado. «No ha lugar a proveerse (sobre la petición) en tanto no se resuelva sobre la competencia», especifica.
La nieta del maestro republicano, Nieves Galindo, defendió tras presentar la demanda que esta solicitud es su «última salida» tras muchos años reclamando la exhumación. En todo ese tiempo, «ha ganado» la oposición de la familia del poeta a buscar la fosa pero ahora «tendrá que ser al revés», mantuvo Galindo.
La familia de García Lorca, que ha accedido a que, si lo autoriza el juez Garzón, se proceda a esa apertura, respeta los «sentimientos» de los familiares de Galadí y Galindo, si bien considera que «abrir una fosa es una cosa espantosa y dolorosa en cualquier caso. Para algunas personas puede ser un consuelo pero para otros no y para los familiares de las víctimas que no han reclamado los restos algo muy inquietante», apuntó recientemente a Europa Press la sobrina nieta del poeta, Laura García Lorca.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí