GRANADA, 25 (EUROPA PRESS)
El ex alcalde de Gójar (Granada) Francisco Maldonado (PP) defendió hoy haber sometido a la «más estricta legalidad» su actuación durante su mandato en el municipio, y acusó al actual regidor, el socialista Pedro Calvero, de «haber engañado» de forma «torticera» a los profesionales de la Fundación Empresa de la Universidad de Granada que han elaborado una auditoría que pone de manifiesto, entre otros asuntos, que ocultó facturas por valor de 2,2 millones de euros.
El también diputado provincial, que ha reconocido sin embargo la existencia de «un problema técnico y jurídico» en la tercera fase del pabellón, cuestionó en rueda de prensa la validez jurídica del informe que pone de manifiesto supuestas irregularidades contables en el Consistorio, puesto que se acordó en pleno encargárselo a la Diputación y no al organismo que finalmente lo ha elaborado, decisión adoptada, en su opinión, de manera unilateral por el actual alcalde.
Maldonado, que ha anunciado que se querellará contra Clavero, «un mentiroso compulsivo e inepto para la política», enseñó a los periodistas la documentación que prueba la legalidad de algunas de las irregularidades detectadas, como la licencia para una promoción de viviendas protegidas que supuestamente se había concedido sin permiso de la Junta, obtenida por silencio administrativo por ley, según afirmó el ex alcalde.
Con respecto al pabellón cubierto, mantuvo que la primera fase de las obras se adjudicó por subasta en 2005 de manera «ajustada a derecho», según el informe, que señala que en la segunda no consta el expediente de aprobación, sino una relación de unidades con otras, que el diputado justificó en que «no tendría sentido» haber encargado otro proyecto para una misma obra.
En cuanto a la tercera fase, con consignación presupuestaria, Maldonado informó de que en mayo de 2007 la empresa presentó certificaciones por 400.000 euros que no estaban contratadas, algo que habrá de resolver la actual corporación sacando a subasta el contrato.
El ex regidor dijo que no eludirá la responsabilidad que se derive de este asunto, reconociendo que «no es normal» que una empresa reclame al Ayuntamiento esa cantidad por unas obras que no ha contratado, pero incidió asimismo en que la auditoría expone aspectos positivos de la gestión del PP de 2003 a 2006, como el alto grado de ejecución de las inversiones y la escasa presión fiscal.
Así, Maldonado afirmó que pondrá a disposición de la Fundación Empresa, la Cámara de Cuentas e incluso el Tribunal de Cuentas toda la documentación al respecto acerca de la legalidad de su actuación y señaló que el PP votará a favor el lunes de la moción para elevar el informe a la Cámara de Cuentas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí