GRANADA, 12 (EUROPA PRESS)
Las pruebas testificales y periciales del juicio que se celebra en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada por la supuesta venta irregular de los terrenos del antiguo estadio de Los Cármenes de Granada concluyeron hoy, por lo que el lunes está previsto que las partes expongan sus conclusiones e informes finales.
En la sesión de hoy, la quinta después de que la acusación particular rechazara ayer la declaración de sus testigos propuestos, un ex directivo del Granada CF, Guillermo Pérez-Hidalgo Garach, que lo fue durante tres meses, mientras era presidente Cándido Gómez, uno de los ocho acusados, mantuvo que «siempre se hablaba» del Ayuntamiento de Granada como «potencial y único comprador» del estadio y no de terceros, tal y como afirman las defensas de los imputados.
Así, el único y último de los testigos propuestos que ha comparecido hoy, ya que la defensa ha renunciado al ex concejal Luis Gerardo García-Royo, citado hoy, y el constructor José Ávila Rojas, previsto en un principio para el lunes 15, afirmó que en la asamblea extraordinaria de socios en la que se trató la venta no se vio como posible enajenar la finca a otra entidad.
De todas maneras, el ex directivo reiteró lo que ya han hecho otros testigos, que el Granada CF «no tenía otra solución» más que la transmisión de Los Cármenes, al ser además éste «el proceso más ágil y rápido». Finalmente los terrenos se adjudicaron a la entidad Lazasur –en la que se agruparon varias inmobiliarias granadinas–, que, según el testigo, incumplió los pagos a algunos de los acreedores del club deportivo.
Por otro lado, el ex directivo, profesor de Economía Financiera en la Universidad Complutense de Madrid, reconoció que había un mandato del Ayuntamiento que instaba al club a convertirse en Sociedad Anónima deportiva, algo que, según apuntó, no era posible porque exigía un proceso de gestión «muy ágil», y además dijo desconocer que esa conversión otorgaba el derecho de tanteo y retracto sobre las instalaciones del club al Consistorio.
A juicio del testigo, propuesto por la acusación particular –que ejerce el ex presidente del Granada CF Alfonso Suárez– existieron dos irregularidades en la operación: el precio final de compraventa y las garantías presentadas por Lazasur, «que no existían».
Uno de los dos peritos que comparecieron hoy ante el tribunal, que preside el magistrado Jesús Flores, indicó por otro lado que Lazasur mantenía una deuda «exigible» con Suárez, y que, a fecha 31 de diciembre del año 2000, la entidad tenía un total de pagos nominales por 1.984 millones.
Aunque en principio estaba propuesta la declaración de un total de 30 testigos, a lo largo de las sesiones del juicio, que comenzaron el pasado 3 de septiembre, han declarado unos diez, además de los ocho acusados, entre los que se encuentran tres ex directivos del club deportivo y cinco promotores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí