GRANADA, 9 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil rescató la pasada noche a un joven que practicaba barranquismo en el río Poqueira, en el término municipal de Pampaneira, en La Alpujarra granadina, donde los agentes lo encontraron en estado de hipotermia severa.
Sobre las 20,00 horas, J.M.G.C., de 31 años y natural de Málaga, no pudo continuar con el descenso debido un desfallecimiento de sus fuerzas y la aparición de calambres y síntomas de entumecimiento de sus miembros. Sus cuatro compañeros continuaron el descenso hasta llegar a un lugar con cobertura de telefonía móvil, desde donde hicieron una llamada.
A las 20,45 horas se recibió la llamada en la Central Operativa de Servicios (COS) de la Guardia Civil de Granada para solicitar la ayuda del Equipo de Montaña. Los barranquistas indicaron que su compañero se encontraba en un lugar que se conoce como el penúltimo «rapel» del río. Inmediatamente se dirigieron al lugar cinco especialistas del Sereim de la Guardia Civil, que llegaron sobre las 22,30 horas.
Una vez que los especialistas se prepararon con el equipo de neopreno, en plena noche, se introdujeron en el cauce del río, buscando caminos o sendas alternativos por las que se accediera hasta esa persona en el menor tiempo posible.
Una vez que llegaron hasta su posición, lo hallaron sentado en una piedra junto al agua, sin el traje de neopreno y semidesnudo, con fuertes temblores y calambres, con el cuerpo totalmente entumecido, de modo que no podía realizar ningún movimiento coordinado.
Los agentes del Sereim procedieron a practicarle los primeros auxilios, facilitándole agua y comida, abrigándolo con sus propias prendas de uniformidad secas. Para la evacuación fue elegida una vía alternativa, que requirió el izado con cuerdas para asegurar la camilla, debido a lo accidentado del terreno.
Sobre las 00,45 horas llegaron con el rescatado hasta el vehículo donde esperaban sus compañeros, que inmediatamente lo trasladaron hasta un hospital de Málaga para que fuese debidamente examinado.
La Guardia Civil recomendó que toda aquella persona que quiera practicar deportes de riesgo en montaña lo haga con la preparación y el material necesario.
«No obstante, también pueden producirse accidentes o desfallecimientos entre personas preparadas y equipadas. En estos casos, los especialistas recomiendan que, tratándose de grupos de tres o más personas, debería quedarse alguna de ellas al cuidado del accidentado, con agua y alimentos, mientras que otros miembros pueden desplazarse para solicitar ayuda. Se aseguraría de este modo el necesario cuidado físico y psicológico de la persona que se encuentra en tan precarias condiciones».
Por último, también recordó que en lugares sin aparente cobertura de telefonía móvil se puede intentar una llamada al teléfono 112, al que se tiene accesibilidad desde la casi totalidad del territorio nacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí